Paritaria 2023 en Amsafe

El gobierno Nacional tiene un Perro-tti fiel en el gobierno de Santa Fe:

Para enfrentar la política de salarios de hambre, necesitamos romper con las burocracias que sostienen al gobierno

SALARIO MÍNIMO IGUAL A LA CANASTA FAMILIAR (indexado mensualmente)

Con el sarcasmo que caracteriza a los políticos patronales, el gobernador de la provincia de Santa Fe se “lamenta” de que nuevamente no empiecen las clases el día previsto, por culpa del paro docente. Y agregó que con este van más de diez años que pasa lo mismo.

La respuesta a la pregunta de Perotti es simple: porque -nuevamente- el gobierno hace una propuesta salarial que pretende someter a los trabajadores docentes y estatales a salarios de pobreza. Ellos, los políticos, tiene sueldos que superan holgadamente el medio millón de pesos ¿pero los trabajadores debemos conformarnos con apenas 160mil? Si en marzo la canasta familiar estará por sobre los 280.000 pesos, ese debería ser el piso salarial para cualquier trabajador. Ni más ni menos que lo que necesitamos para vivir.

Pero ésta “emotiva” reflexión del gobernador, también deja en claro que no es solo Perotti el problema, sino que es una política general de todos los gobiernos y partidos patronales. Por eso, sean “socialistas”, “peronistas”, “progresistas” o “cristinistas”, todos han gobernado con la misma política. Por eso bajaron la línea desde la paritaria nacional docente en la cual la burocracia kirchnerista de Ctera (Baradel-Alesso) aceptó sin chistar la política salarial del 60% anual que pretende imponer el gobierno nacional del FdT, en función de las necesidades del ajuste pactado a los abrazos con el FMI, impulsado por Massa y apoyado por Alberto Fernández, con el silencio cómplice de CFK, avalado por Juntos x el Cambio en el Congreso, y por sus gobernadores e intendentes.

Una propuesta miserable

Según indican las estadísticas oficiales y reconoce la conducción de Amsafe Rosario, el año pasado fue el quinto año consecutivo en el cual nuestro salario cayó frente al costo de vida entre un 15 a un 25%.
El año pasado, impusieron un aumento salarial que mes a mes nos tuvo por debajo de la inflación, y que recién cuando cobramos el sueldo de diciembre completamos un aumento que superó -sólo durante ese mes- la inflación del año que terminaba, para licuarse nuevamente en el transcurso de enero y febrero. Este año quieren repetir la historia.

La propuesta del 33,5% de aumento en tres cuotas es más de lo mismo. Pero ese 33,5% será “real” en agosto, cuando cobremos el último tramo de ese aumento. Recién en agosto un docente recién iniciado cobrará 181 mil pesos. Cuando la canasta familiar hoy ya es de más de $266 mil.

La Ctera de Cristina lo hizo

La negociación de Ctera con el gobierno nacional es la que envalentonó a Perotti para tirar esta propuesta, ya que es la misma que arreglaron Baradel-Alesso con el gobierno nacional. O sea, la celeste Cristinista, junto al gobierno de Massa y Alberto arreglaron como referencia un salario inicial nacional de 130 mil pesos. ¡Una miseria! Lo que le permite a Perotti decir que con su propuesta se cumplen esos compromisos.
Algunos pensaron que como éste es un año electoral la propuesta salarial en paritarias sería mejor que en años anteriores. Sin embargo, como se ve, hay una clara “unidad nacional” para reventar el salario de los trabajadores.

Sólo en la provincia de Buenos Aires, en donde las elecciones se definen en una única vuelta, Kicillof -que aspira a la reelección- se corrió apenas del libreto general, y arregló con Baradel por un 40% en cuotas a julio, contra una inflación estimada por arriba del 90% igual a la del año pasado.
El caso del gremio docente es un ejemplo demoledor para quienes, ahora tibiamente, quieren establecer una diferencia en el gobierno entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández-Massa. Todos gobiernan para el “ajuste” acordado con el FMI, los banqueros y las ganancias de los capitalistas. Y las direcciones sindicales peronistas-kirchneristas, cerraron filas tras la política de “su” gobierno.

¿y la “oposición” a la Celeste?

La “oposición” nucleada en el “Frente por una Amsafe Democrática” (FAD) mantiene la vieja receta de “convivencia pacífica” con la Celeste. El departamento Rosario que dirigen hace casi 20 años, juega de contención por izquierda. Nuevamente empezamos el año “esperando” la propuesta del gobierno, y ahora acompañamos a la burocracia Celeste. Será un compañero de ruta de muy poco alcance ya que en esta oportunidad la Celeste rechazó la propuesta salarial de Perotti porque evidentemente supo medir el estado de ánimo de los docentes, viendo además que la paritaria de la provincia de Bs As le da un margen para negociar por un par de puntitos más, sin quebrar la política de ajuste del gobierno nacional.

Y ¿qué va a pasar cuando, ante una nueva propuesta salarial aun insuficiente, la Celeste impulse la línea de aceptar? ¿Volvemos otra vez a subordinarnos a la mayoría de la asamblea provincial condenando a los docentes a un acuerdo con pérdida salarial?
¿Cómo puede ser que siendo dirigidas por las mismas corrientes políticas-sindicales, ATE, Siprus y Amsafe no impulsen un plan de lucha unificado de los estatales? El argumento de que no hay que romper la unidad sindical, que las paritarias se negocian por gremio, y que por eso cada gremio tiene que pelear por separado, respetando a su burocracia provincial ¡le hace el juego al gobierno! La unidad de los trabajadores debe estar al servicio de la lucha para defender nuestras condiciones de trabajo y nivel de vida. Si la unidad sindical es un peso muerto que nos hunde año tras año, entonces hay que buscar otra unidad. La unidad de los trabajadores que estamos dispuestos a pelear. ¿Como puede ser que los dirigentes de Amsafe Rosario, Cassiello y Terés, reconozcan que bajo su conducción los docentes perdieron salario por quinto año consecutivo, sin siquiera ponerse colorados, sin explicar cuál es su responsabilidad en esas derrotas, y encima pretendan seguir implementando la misma política que todos los años nos lleva a perder!!
El año pasado quedó demostrado que no solamente fueron completamente impotentes para organizar un plan de lucha sino que actuaron para diluir esa voluntad de lucha que se impuso en las votaciones que extendieron la huelga.

Por un Frente Único de lucha de todos los gremios estatales, por un piso mínimo salarial igual a la canasta familiar

Si realmente fueran combativos, deberían impulsar en Rosario, el centro histórico de la lucha de clases de la provincia, un plenario de delegados conjunto, que nuclee a todos los trabajadores que estén dispuestos a luchar. Así se podrá oponer a las maniobras de las burocracias provinciales, una organización fortalecida de los estatales.

Asambleas de base por estructura laboral pueden votar delegados que permitan que las decisiones las tomen el conjunto. Pero sobre todo, permitiría no volver a caer la misma historia de siempre: cada gremio negocia por separado, vamos a la marcha provincial y después esperamos hasta que la burocracia negocie con el gobierno… Esa película ya la conocemos; es para que el gobierno gane tiempo y termine extorsionando por separado a cada gremio.

Por un frente de agrupaciones clasistas en los sindicatos
El problema es que Siprus y la “oposición” en los gremios estatales que mencionamos (Ate y Amsafe en Rosario) y está dirigida por agrupaciones que se han sumado al “frente de todos” de manera abierta o encubierta, o que desde que ganaron Alberto y Cristina, se pasaron al apoyo del gobierno. Esto lo hemos denunciado en varias oportunidades. Es lo que explica los encendidos discursos “combativos”, que ocultan una capitulación a la burocracia provincial desde hace años.

Por eso necesitamos organizar no un frente “democrático”, sino un frente de agrupaciones clasistas en cada uno de los sindicatos, independientes del gobierno, de los partidos patronales y la burocracia. Yendo detrás de esta “oposición” conciliadora con los gobiernos y las patronales terminamos siempre en las mismas derrotas.
Necesitamos organizar un frente clasista que vincule la lucha de los estatales con la del conjunto de los trabajadores. Los objetivos de esta lucha no se deben limitar a reivindicaciones mínimas. Estamos frente a una crisis terminal del capitalismo, y no podremos encontrar soluciones definitivas en las huelgas parciales. Para eso necesitamos discutir también la necesidad de organizar un Partido que luche por un Gobierno de Trabajadores, única salida ante esta debacle que está poniendo en peligro nuestra existencia, que se ve amenazada por el desastre ambiental o por la guerra mundial.

Docentes de la Causa Obrera

Leave a Reply