Los sueldos municipales debajo de la línea de pobreza

Según un informe del Indec, un hogar constituido por una pareja de 35 años con dos hijos en edad escolar necesita, en marzo $90,200 para satisfacer sus necesidades mínimas.

Y la línea de la pobreza considerada en base a la canasta alimentaria está calculada para este mismo mes en $60,300.

El acuerdo de paritarias para este año, se arregló en un 35%. Un 18% en marzo, 8% en junio y 9% en septiembre, con una cláusula de revisión a realizarse en noviembre que es una engañapichanga. Y la dirigencia del sindicato dice que “está conforme con el acuerdo” mientras anuncia que el sueldo mínimo garantizado será de $46.600 en marzo, cuando la canasta para no ser pobre es de ¡$60,300!¡Una vergüenza!

Ratner había reconocido que en la negociación anterior “habíamos perdido” 16,5% del salario frente a la inflación. Y ahora “le parece importante destacar” que en marzo se va a recuperar un 6% de lo perdido. ¿Y el otro 10,5 % que falta, que perdió Ratner en la negociación anterior?

Estos burócratas sindicales que tienen la panza bien llena, entregan el salario de los municipales para apoyar políticamente a Perotti, Javkin y los Fernández.

Ratner y Cía dejó correr todo el 2020 sin aumento y recién terminamos de cobrar el 20% entero este mes. La inflación de los alimentos para el año pasado fue calculada en 48% (y se queda corto) y la inflación promedio oficial fue del 36,5 %. Como mínimo perdimos un 16,5%, pero ¿dónde lo perdimos? ¿Será que se le cayó en algún lugarcito de la carpa donde Ratner festejaba “chocando coditos” alegremente con Javkin? ¿qué festejaban, que nos habían bajado el salario?

O sea que, mientras nos pasan la vaselina de que el personal de la salud somos “los héroes” de la Pandemia, los de la primera línea, que arriesgamos el pellejo contra el COVID viendo enfermar (y en muchos casos morir) a nuestros compañeros, tuvimos que pasar más tiempo en los hospitales haciendo horas extras para poder llegar a fin de mes, arriesgando más todavía nuestra vida y la de nuestra familia. La realidad es que hacen ajustes de presupuesto a costa de agravar los riesgos que corremos.

Ratner y demás dirigentes del sindicato, transaron con Javkin en la “carpa de la dignidad” para robarnos el salario 16,5 %, y ahora firman un acuerdo que deja buena parte de los trabajadores municipales cobrando salarios por debajo de la línea de la pobreza.

Para empezar a hablar de “dignidad” un trabajador no debería cobrar por sus seis horas de trabajo menos que el costo de vida, hoy valuado en $92.000.

Sildamax is the generic alternative for the cheapest cialis https://unica-web.com/ENGLISH/2013/pres-to-ga2013-1.html interference of a skilled technician is helpful. It increases the levels of an enzyme coded as PDE5 found in the penis which restricts the relaxation of the blood vessels and the penile muscles .It also increases the level of Endorphin and enhances the patients’ mood. cialis 100mg tablets If the order generic levitra loved that situation on the ground rapidly resumes most of them will be in a position to get the nutrients needed for weight gain from the foods consumed. Among females, the percentage is shockingly much higher at 33.2 percent. viagra sans prescription https://unica-web.com/archive/1996/1996.html

El problema de fondo es que los dirigentes del sindicato, que ya nos bombeaban cuando estaban los socialistas y Macri, ahora que son del mismo palo del gobierno nacional y provincial, más todavía. Porque el gobierno nacional y provincial tiene que bajar el salario de todos los trabajadores para “atraer inversiones” de los capitalistas. Pero sobre todo quieren “ajustar” a los estatales en particular, para bajar el gasto público y ahorrar plata para pagarle la deuda al FMI y a lo s acreedores privados.  Todos los dirigentes de los gremios estatales están en la misma. Porque ¿a quién le conviene que negocien por separado ATE, Amsafe, SADOP, Siprus, Municipales?, sin dudas a los gobiernos de Perotti y Javkin.

Si todos estos sindicatos marcharon juntos el 8 de marzo y el año pasado no se hizo una movilización en conjunto entre Amsafe Rosario-ATE y Municipales, ¿por qué no se puede organizar un plan de lucha en común entre todos los estatales, para conseguir un piso salarial común que alcance la canasta familiar?

La única explicación es que en lugar de defender los intereses de los trabajadores apoyan el plan de ajuste del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández, que es el mismo que bajan los gobiernos de Perotti y Javkin. Los trabajadores de la salud tenemos que recordar que Ratner, Leoni, Hoffman y Molina hicieron campaña para que votáramos al PJ.

Está claro que, con los índices de pobreza que hay, si esto no revienta es porque la burocracia sindical de la CGT y CTA (y la de los movimientos sociales) le garantizan la gobernabilidad a los Fernández. Tampoco hay que olvidarse que también lo bancaron a Macri.

Hasta ahí llegan las direcciones burocráticas, si en “tiempos normales” actúan como barrera de contención para amordazar y/o frenar todo intento de lucha de los trabajadores, en períodos de crisis su carácter de agente de las patronales en el movimiento obrero se expresa más crudamente, aceptando mansamente todas las condiciones a la baja que nos impone el capitalismo, que en estos momentos, cuando las vacunas aparecen en cuentagotas mientras nos acecha la cepa de Manaos, nos llevan literalmente al matadero.

Por eso no queda otra. Hay que sacarse de encima a estos dirigentes burocráticos y vendidos. Tenemos que organizar una agrupación clasista, es decir, que defienda verdaderamente los intereses de los trabajadores sin venderse a las patronales ni a sus gobiernos. Con esa herramienta podremos organizar la lucha para poner los sindicatos al servicio de los trabajadores.

Eso ya sería bastante, pero no es suficiente. Porque como es fácil darse cuenta, por más que consigamos -luego de arduas luchas- mejoras salariales o de convenio, el gobierno nacional con un simple decreto habilita los aumentos de las naftas y las tarifas de los servicios, deja subir los precios de los alimentos, puede introducir reformas antiobreras en el Parlamento, y entre otras minucias efectuará un duro ajuste fiscal. Esas será la consecuencia inexorable de la política de F & F de ir a buscar un acuerdo con el FMI. Por eso además de organizarnos en agrupaciones sindicales clasistas, debemos organizar un Partido de Trabajadores, para luchar por instaurar un gobierno nuestro, de nuestra clase, un Gobierno de Trabajadores, para expropiar a la burguesía y terminar con la explotación de unos pocos burgueses contra la mayoría de la población que es trabajadora, y así dejar de vivir una vida de miseria que se agrava tanto con el cuento que nos contaba el gobierno macrista, como con los “relatos” con los que nos mienten los gobiernos pero-kirchneristas.

La Causa Obrera/Salud Municipal

Leave a Reply