¿Crisis sanitaria o crisis del capitalismo? El verdadero rostro del covid-19 en el NOA

Desde que comenzó la pandemia por covid-19 en la Argentina en marzo de este año el gobierno de Alberto Fernández y los gobernadores tuvieron rápidamente una coincidencia total a pesar de sus supuestas diferencias políticas. Tanto gobernadores pertenecientes al espacio de cambiemos como los aliados gobernadores de los peronismos locales casi feudales de las provincias, se unificaron por su ideología de fondo y que no es más que la defensa de los intereses de las patronales nacionales y regionales de distinta calaña.

Las provincias que integran el NOA, no fueron ajenas a este pacto explícito de defensa de los intereses de la clase privilegiada dueña de las fuerzas productivas de nuestro país y es así como en una primera etapa correspondiente a la llamada “primera cuarentena” entre marzo y junio de este año hicieron poco y nada para tratar de prevenir un estallido sanitario que se veía venir.

Así por ejemplo en Jujuy, la compañera E. trabajadora judicial nos contó cómo una vez abierta la primera etapa de la cuarentena, cuando el gobernador Morales mostraba Jujuy como un ejemplo a seguir a nivel nacional, dos de los sectores económicos más importantes de la provincia comenzaron sus labores sin el más mínimo recaudo sanitario y protocolo alguno, y es por eso que tanto en la minería como en la actividad azucarera de las empresas que conforman el grupo Ledesma en todo el norte de la provincia de Jujuy, arrojó inmediatamente comenzada las labores el temerario dato en menos de una semana a principios de junio, de tener ya la mitad de los infectados. Como así también la mitad de los fallecidos a nivel provincial. 

Y a 2 meses de abierta la economía junto a todas las actividades económicas, como así también el comercio, no tardó en llegar a cada uno de los departamentos de la provincia de Jujuy incluida la misma capital de la provincia, donde fue en los barrios más populosos como el Alto Comedero donde comenzó a expandirse la pandemia y la cantidad de infectados de manera imparable y de dónde salen las imágenes que recorrieron todo el país de la gente enterrando a sus muertos en el fondo de sus casas. Cinco semanas más tarde la provincia de Jujuy retrocedió de fase, pero el daño sanitario sobre la clase trabajadora ya estaba hecho. Ni las minas ni la actividad azucarera cerraron sus puertas sino todo lo contrario, aumentaron aún más la producción a costa de la salud de sus propios trabajadores.

Lo mismo ocurrió en Salta donde la compañera M. chofer de colectivos de la ciudad de Salta y una de las primeras mujeres en ser chofer de colectivo en esa provincia, contó exactamente lo mismo en relación a lo que había sucedido en Jujuy. Y cómo en el norte de la provincia, dónde se encuentra la actividad tabacalera, azucarera y del petróleo, es decir, la franja que va desde Tartagal hasta Mosconi, en el norte de la provincia de salta, todos los primeros casos de contagio y fallecidos se dieron en los lugares de trabajo, y hoy en la ciudad de Salta los choferes de colectivo son la primera línea de fuego en cuanto a cantidad de contagios por no seguir el gobernador Sáenz ningún tipo de recaudo en cuanto a este de servicio esencial, y por intentar mostrar también como lo hiciera antes Morales, una provincia ordenada y que había contenido muy bien la pandemia, haciéndole el juego al grupo concentrado SAETA de líneas de colectivos de Salta.

En Catamarca, el compañero J. trabajador de la fábrica Puma-Gilera, también nos contó exactamente lo mismo y cómo la provincia que nunca figuraba con casos, una vez que se abrieron las actividades económicas y educativas comenzó a correr como un reguero de pólvora la cantidad de contagios hasta que llegó a los sectores más vulnerables de las barriadas más populares de la ciudad de Catamarca, como así también de los distintos pueblos empobrecidos de esa provincia. Y cómo es también lógico nos contó cómo sus propios compañeros de trabajo y en la fábrica comenzaban a enfermarse sin ningún tipo de protocolo ni mucho menos defensa por parte de las burocracias sindicales aliadas al gobernador Raúl Jalil.

En Santiago del Estero, el compañero M. trabajador enfermero del sistema sanitario de la provincia denunció varias veces, cómo el sistema estaba colapsado en la provincia ya desde antes de las vacaciones de julio, y cómo el gobernador Zamora escondía esos datos pues, aunque parezca tragicómico, la expansión de los contagios estuvo relacionada a distintas actividades políticas del mismo gobernador, que luego también se contagió de covid, y qué consistían en recorrer la provincia haciendo asados con sus punteros políticos del PJ para entregar las migajas que son las IFE en cada uno de sus pueblos a las personas desocupadas del interior de la provincia.

Tucumán no podía ser la excepción de lo que es una regla en el Noroeste, y qué tiene que ver con el manejo casi Feudal qué realiza el PJ y las clases dominantes en los gobiernos provinciales, casi caudillescos, como sacados de una película en el tiempo del siglo XIX. El gobernador Manzur, ex ministro de salud en la gestión de Cristina Kirchner, cuando fue la pandemia global de la gripe aviar h1 n1, conocido por ser al que le tocó evitar supuestamente esa pandemia a nivel nacional, pero que con el tiempo arrojó los datos de un negocio inmenso con el conocido antibiótico tamiflu y con la friolera de más de 6,000 fallecidos por h1 n1, escondidos durante la gestión k de ese entonces. Fiel a lo que sabe hacer, qué es esconder datos y hacer grandes negocios, Sopita, el gordo Manzur, como se lo conoce acá en la provincia vulgarmente, no podía escapar a semejante tentación qué significa volver a estar en el escenario nacional ante una desgracia como es esta crisis sanitaria, pero que siempre dio como una oportunidad para hacerse más conocido y famoso y hacer sus grandes negocios ligados a la industria y a los laboratorios a los cuales representan. 

No por nada se le escapó la famosa frase de que “se ponga alguien que escuche a la gilada mientras después nosotros hacemos lo que queremos”, como recomendación para la ministra Frederic en materia de seguridad y al ministro Ginés González García en materia de salud. Ese audio que recorrió todo el país ejemplifica en una sola frase lo que nuestros gobernantes burgueses opinan y hacen con la clase trabajadora, se disfracen ya sea de liberales, ultra-republicanos o de populistas progres. 

Siguiendo esa misma línea y en esa carrera puesta entre los gobernadores para ver cuál jurisdicción era la mejor administrada en materia sanitaria, Manzur, Jaldo su vice gobernador y compañía, habilitaron lógicamente la zafra azucarera y la cosecha y parking del limón, que lograron colocar muy astutamente en el mercado chino, puesto que la Unión Europea decidió no comprar limón a la provincia por una cuestión de acuerdos económicos con el gobierno de los Fernández. Y a pesar de que esos dos sectores son la matriz más importante productiva de la provincia, el hecho de mantener abierta esta actividad productiva y sin cuidado alguno, significó prácticamente que no existe cuarentena alguna, ni mucho menos cuidados sanitarios en ninguna de estas empresas ni tampoco en sus derivadas. 

Have a look and know how your terms with the partner may hurt your sexual life- Lacking of attraction with the partner- It cheap levitra 20mg is said that the quality of erections is greatly depended on emotional and physical attraction you have with the partner. Biochemical and cellular purchase cialis devensec.com activities generate substances that need to be consumed in a exact time to get the exact effect. All of its products are manufactured as per as industry standards viagra online price and is processed through strict quality controls. If left untreated, priapism can permanently damage the penile nerve thus leading usa discount cialis to no more of quality erection in men.

Como nos contó el compañero E. y la compañera L., puesto que tanto el sector metalmecánico, la papelera del Tucumán, la industria textil, la fábrica de Scania y todo el amplio rubro económico comercial de la provincia que es el centro de la actividad económica de todo el Noroeste Argentino, la pandemia no tardó en explotar en el mes de agosto. Y es así como para proteger los intereses de los sectores económicos concentrados de la provincia, de sólo tener 80 casos y 2 fallecidos, pasó en el mes de agosto a tener más de 2800 casos y casi 25 fallecidos por covid-19 y el dato poco alentador de los infectólogos de la Universidad Nacional de Tucumán en el que pronostican que en la provincia, por sus características de concentración urbana, el índice de duplicación de casos estaría entre los 5 y 7 días lo que lleva a pensar que durante todo el mes de septiembre alcanzaríamos la friolera suma de más de 40000 infectados y cerca de 1000 muertos.

Pero todos estos datos son números fríos. Cuando uno analiza este tema en relación a los intereses que defienden los sectores que nos gobiernan, es decir, que están ahí para defender los intereses económicos de los sectores dueños de las fuerzas productivas de cada una de nuestras provincias y del país en general, como puede pasar en cualquier lugar del mundo. Entonces, la crisis sanitaria no es más que la cara más perversa de la crisis del capitalismo que, aunque algunos sectores que se llaman de izquierda pero que pertenecen a los sectores del trotskismo más adaptado a la socialdemocracia y que sólo ven el concepto de crisis capitalista en sentido económico y no en el análisis marxista de comprender que cuando uno habla de la crisis del capitalismo se refiere a la incapacidad del sistema imperante de poder hacer frente o solucionar la más mínima de las necesidades que tenga la clase trabajadora. 

Es crisis sanitaria porque el capitalismo se encargó de destruir el sistema de salud, y porque sus personeros que representan los intereses de la burguesía imperante a nivel mundial, se encargaron de desmantelar cada una de las conquistas que la clase Obrera a nivel global logró en materia de salud, desfinanciando el estudio, la investigación y el desarrollo independiente de medicamentos, y poniéndolos al servicio de los grandes laboratorios para su comercialización. En esa lógica de cuanto peor mejor, lógicamente una pandemia es la panacea para que estos laboratorios hoy sean los que concentran la mayor atención a nivel mundial, en esta carrera alocada por encontrar una vacuna, antes que encontrar un tratamiento o un remedio efectivo que cure esta enfermedad. Ese valioso tiempo perdido, estirando los plazos para tratar de encontrar una vacuna, así que sean necesarios videos de infectados para poder comprobar si efectivamente las vacunas sirven o no, sumado a la gran cantidad de investigación y protocolos que lleva el hecho de desarrollar una vacuna, en cuanto tiempo qué es en materia sanitaria muy dispar a la investigación de tratamientos o remedios efectivos para paliar la situación. 

Muchos de estos compañeros con los que se habló tuvieron que escuchar lamentablemente las visiones de estos sectores de la izquierda qué lejos de organizarlos para dar una pelea efectiva contra los gobiernos provinciales y nacional en la búsqueda de tratamientos masivos para toda la clase trabajadora y gratuitos, como así también la garantía de poder ser atendidos con plasma que hasta ahora solamente está reservado para los ricos, se empeñaron en bajarle el precio a la pandemia haciendo un negacionismo casi estúpido en alguno de los casos. Sólo basta con hojear las prensas de cada una de estas corrientes totalmente ya adaptadas al régimen para ver cómo hasta incluso con compañeros de sus propios partidos enfermos de covid, lejos de mostrar y plantear la posibilidad unificada de una lucha coherente contra el sistema, se encargaron de mostrar a cada uno de estos compañeros para hacer una idiota inútil campaña electoral permanente y resaltar la figura de cada uno de estos compañeros aprovechando los medios masivos de comunicación burguesas.

Y por eso, en esta tarea, lo más valioso de la vanguardia de los trabajadores hoy huérfana de partido, necesita una orientación clara. Y esa orientación es que, si no vemos a esta tragedia humanitaria a la cual nos están llevando, como la cara más asquerosa del capitalismo en crisis terminal, no podremos nunca avanzar en dar la pelea contra el sistema y sus personeros de turno en la histórica lucha de nuestra clase por la construcción del socialismo y el gobierno de los trabajadores, que somos los únicos qué podemos solucionar los grandes problemas que nos plantea y nos deja este sistema. 

A grandes problemas grandes soluciones y esa gran solución no es otra más que la de la Revolución socialista y la conquista del poder por parte de los trabajadores y la clase Obrera organizada. Para eso la pelea por el reagrupamiento de los revolucionarios y la construcción de un sólido partido de nuestra clase trabajadora que, sin bajar las banderas, organice y sea un faro que guíe a lo mejor de nuestra vanguardia a pelear de todas las maneras posibles contra esta tragedia a nivel mundial que sufre hoy la clase trabajadora y los sectores más desposeídos.

El rostro más perverso de la crisis sanitaria en Argentina, como era lógico se vio por estos pagos acá en el Noroeste argentino, mientras horrorizados algunos todavía creen que este gobierno los está salvando de ser como Ecuador o Perú o Chile. Sólo miren hacia el Norte y verán cómo esta tragedia es una fotografía de lo que todavía nos falta por recorrer. No es crisis sanitaria, “Es crisis del capitalismo, imbécil”, parafraseando un poco con la histórica frase del ex presidente del imperio yanqui Bill Clinton.

MÁXIMO FOUR. Tucuman.01/09/2020

Nota de La Causa Obrera: le agradecemos al compañero Máximo su nota como colaboración con nuestro periódico.

Leave a Reply