LCO 54 Editorial: Inflación y virus a baldazos. Vacunas y salarios a cuentagotas

Sorpresivamente, a un año de que comenzaron a tomarse restricciones sanitarias debido a la pandemia, el presidente decidió utilizar la cadena nacional para comunicarse con toda la población. La excepcionalidad de este medio generó expectativas. ¡¿qué dirá el presidente; anunciará decisiones importantes?! Inmediatamente se relacionó la urgencia y la sorpresa con la cercanía de una “segunda” ola, que amenaza con ser mucho más contagiosa y con ello también más mortal: la temida “cepa de Manaos”, además de la británica, la de Río de Janeiro, etc. 

Sin embargo, lo único que dijo el presidente es que hay que seguir con “los cuidados” y dio consejos de no viajar al exterior. O sea, ante una amenaza concreta y cercana de un agravamiento sanitario que puede implicar la muerte de muchas personas, lo único que hizo el presidente fue dar consejos. ¿Vacunas? Muy pocas. No alcanzan ni siquiera para vacunar a las personas mayores de 60 y las que tienen factores de riesgo. ¿Porque no hay? Y porque escasean en todo el mundo, una tautología. También se dice: mal de muchos, consuelo de tontos. En síntesis, una verdadera confesión de IMPOTENCIA política y un llamado a la resignación. Claro que…los muertos seremos nosotros y nuestros familiares y amigos. En cambio, unos cuantos de los amigos del poder ya se vacunaron, y si no lo hicieron más es porque los descubrieron. Aunque, no escarmientan y siguen apareciendo casos bochornosos, como el de Purita, la becaria de 18 años, “apadrinada” de Ferraresi, el patrón K de Avellaneda. 

Lo que el presidente no dice es que, si las vacunas escasean, es por el respeto que tienen todos los gobiernos por la sacrosanta propiedad privada de la gran burguesía, las grandes corporaciones, los grandes laboratorios farmacológicos, etc. Los mismos directivos de la OMS, a los que les cuesta poco hacer declaraciones, pero que no deciden nada, se hicieron eco del llamado de los Médicos sin Fronteras y de los 99 países encabezados por India y Sudáfrica que reclamaron la anulación de las patentes de las vacunas para que puedan ser producidas en más países y así acelerar su provisión y la vacunación general en los países semicoloniales (llamados eufemísticamente “pobres). A ese reclamo se sumó también el presidente argentino. 

Esa declaración, tanto la de la OMS, como la de Alberto Fernández, fue “un saludo a la bandera” ya que el pedido de anulación de las patentes hecho por “los 99” ya había sido vetado por las principales potencias imperialistas: EE-UU, Unión Europea, etc. ¿Qué puede hacer antes esto Alberto Fernández? ¿Podría expropiar el laboratorio mAxience del grupo Insud, perteneciente a su amigo Hugo Sigman, que produce millones de dosis de vacunas de AstraZeneca? Nooooo imposible, porque el presidente también defiende la propiedad privada de la gran burguesía argentina, y más si son amigos. ¿Y entonces? No le queda otra que encogerse de hombros, dejar al descubierto su impotencia en una cadena nacional, y rogar para que los muertos de la “segunda” ola no le cuesten muchos votos en las elecciones de este año, que al final es lo único que les importa al equipo gubernamental F & F.

Eso sí, tratando de ganar tiempo, una promesa –y más en el período preelectoral- no se le niega a nadie. Consecuentemente, lo que se había prometido para enero, febrero y marzo se vuelve a prometer para abril, con la esperanza de que la demora pase inadvertida, que posiblemente lo pasará siempre y cuando la promesa finalmente pueda ser cumplida. Porque esta “segunda” ola viene brava y sin vacunas para los mayores y personas con factores de riesgo, las consecuencias son mortales. Incluso, como sabemos cualquier demora en la vacunación seguro va a costar vidas. 

If you suffer from cheap viagra order gastritis, you should consume two to four servings of fruit per day. Some Of The Benefits Of Kamagra Include: Harder and Healthier Erections Intense Orgasms Satisfying Climax Erection In Just 20 Minutes Improved Sex Life Kamagra is the best way out. cialis generic canada deeprootsmag.org In summary this balloon flew for eight minutes, three kilometers long and reached an altitude viagra sale uk of 460 meters. Exercising Daily An individual generic viagra from india involved in to the hard physical work, has to pump harder so that oxygen can be supplied in every organ of the body be it liver, kidney, heart, brain, blood, or even arteries.

Como trabajadores es lícito preguntarnos: Y ¿qué hacen los dirigentes sindicales? La respuesta salta a la vista: Nada de nada. Para ellos es importante recibir los fondos de la superintendencia de seguros supuestamente destinada para las obras sociales -aunque en realidad su destino es incierto-, pero de las vacunas para los trabajadores y los jubilados que dejaron su energía vital y buena parte de su salud en las fábricas y empresas, eso no importa. Miran para otro lado como si eso fuera un “rubro” en el que no deben meterse. 

Pero tampoco se ocupan de los salarios, o mejor dicho apoyan la política del gobierno para bajar el salario real. Con las paritarias de este año se configura un nuevo engaño a los trabajadores. El presidente hizo declaraciones marcando su intención de que este año los salarios le tienen que ganar a la inflación. Puro verso. En el presupuesto trucho que el gobierno presentó al Parlamento el objetivo inflacionario fue fijado en 29%. A pocos meses de 2021, ya nadie espera que la inflación esté por debajo de 35%. En ese nivel se están negociando algunas paritarias e incluso se fijan cláusulas de revisión (otro engañapichanga) para agosto y septiembre. Pero claro, el plan del gobierno es que, para la fecha de la revisión y antes de las elecciones, la inflación este más o menos en ese nivel (4% de inflación mensual x 9 meses = 36%) o menos, de manera que es poco lo que se agregaría al salario en la famosa “revisión”. Es un secreto a voces que luego de las elecciones los precios de las tarifas y los productos que tienen precios cuidados serían liberados para que se equilibren con los demás precios y entonces la inflación hará como cuando dejamos de presionar un resorte que está comprimido. Conclusión: nuestros salarios nuevamente perderán, pero se sentirá en el bolsillo después de votar. 

Veremos hasta adonde aguantan los trabajadores, la miseria creciente, hundirse en la pobreza, y hasta cuando seguirán tolerando a esos viejos burócratas atornillados en los sillones sindicales por más de tres décadas, que consiguen sus prebendas a costa de traicionar a los trabajadores. Para los compañeros que no quieren resignarse y que quieren luchar, lo que hay que hacer es organizarse en agrupaciones clasistas, es decir, que no transen con ningún sector empresario, ni con ningún partido patronal. Esa agrupación clasista es la herramienta para desalojar a los burócratas de sus sillones y recuperar los sindicatos como herramienta de lucha de los trabajadores. Eso ya es bastante, pero no es suficiente. Porque como es fácil darse cuenta, por más que consigamos -luego de arduas luchas- mejoras salariales o de convenio, el gobierno con un simple decreto habilita los aumentos de las naftas y las tarifas de los servicios, deja subir los precios de los alimentos, puede introducir reformas antiobreras en el Parlamento, y entre otras minucias efectuará un duro ajuste fiscal. Esas será la consecuencia inexorable de la política de F & F de ir a buscar un acuerdo con el FMI. Por eso además de organizarnos en agrupaciones sindicales clasistas, debemos organizar un Partido de Trabajadores, para luchar por instaurar un gobierno nuestro, de nuestra clase, un Gobierno de Trabajadores, para expropiar a la burguesía y terminar con la explotación de unos pocos burgueses contra la mayoría de la población que es trabajadora, y así dejar de vivir una vida de miseria que se agrava tanto con el cuento que nos contaba el gobierno macrista, como con los “relatos” con los que nos mienten los gobiernos pero-kirchneristas. 

1 thought on “LCO 54 Editorial: Inflación y virus a baldazos. Vacunas y salarios a cuentagotas”

  1. Muy buen análisis.
    Sobre la salida es correcta, pero dónde están las organizaciones clasistas?
    Cuales las que puedan ver los luchadores y activistas que están solos?
    Dónde están?
    Lo único un poquito conocido es el “Sindicalusmo Combativo” del FIT-U y no sirve para nada.

Leave a Reply