Gildo Insfran, Kicillof, Arcioni: Tres patas del mismo “proyecto”

Hace unos días atrás el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, reprimió a los manifestantes que no querían aceptar el regreso a la fase uno, de aislamiento total. Se trata de comerciantes y trabajadores independientes que no reciben ningún subsidio del Estado y por lo tanto dependen de su trabajo para ganarse “la diaria”. Gritaban “Gildo, basura, vos sos la dictadura”, cuando la policía reprimió con gases y balas de goma.

En la provincia de Formosa rige un régimen de “cuidados” contra la pandemia que ha sido duramente criticado por el mal trato recibido por las personas aisladas, las malas condiciones de las instalaciones de aislamiento y por la arbitrariedad con la que se toman las decisiones sanitarias. Los métodos de Gildo no están relacionados con su amor a los co-provincianos, sino a la endeblez del sistema sanitario provincial y del costo político que significaría un colapso sanitario. Como ni el gobierno nacional ni los provinciales quieren tocar los intereses económicos de los grandes burgueses para sostener un recrudecimiento de los cuidados frente a la pandemia, optan por dos variantes. La gran mayoría de los gobernadores hace como Alberto Fernández que mira para otro lado y deja correr todas las actividades hasta que vuelva a reventar la curva de contagios. Pero Insfrán, que luego de más de tres décadas de gobierno tiene un sistema sanitario precario, quiere prevenir más contagios con métodos represivos, ya que no puede garantizar subsidios para los que son obligados a suspender sus actividades laborales. Insólitamente los militantes peronistas, incluyendo a los kirchneristas, defienden una y otra variante por más que sean contrapuestas y ambas totalmente ineficaces.     

Mientras tanto las fronteras provinciales de Formosa siguen cerradas. Insfrán manda en su provincia y hace lo que quiere “adentro de su territorio” incluso contrariando el último decreto presidencial.

La pobreza y el clientelismo político le han permitido atornillarse en el poder desde 1987 como vice y desde 1995 como gobernador, es decir más de 30 años ininterrumpidos. Entre otras tropelías, ha sido notoria la persecución a la comunidad Qom para quedarse con sus tierras en beneficio de productores sojeros amigos del poder, denunciada desde hace años por el cacique Félix Díaz. Y más recientemente la situación de un grupo de mujeres indígenas de la comunidad wichi, que se escondían en el monte por miedo a que el gobierno las obligara a aislarse y las separaran de sus hijos

Por supuesto que Cambiemos y en particular Patricia Bullrich no perdió la oportunidad para criticar a Insfrán y a los “feudos” peronistas del interior. Claro que Bullrich criticando la represión es un acto de cinismo desmedido, cuando ha sido la responsable de la muerte de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel. Pero parece que de la desaparición y asesinato de Facundo Astudillo Castro no hay que hablar porque fue en la Provincia de Buenos Aires, y por lo tanto apunta directamente contra la policía de los kirchneristas Berni y Kicillof.

El cinismo de Bullrich es tan grande como el de los defensores del “progresismo” K. El repudio al cinismo de JxC no puede ocultar que la represión está a la orden día por parte de varios gobernadores peronistas. No es sólo Insfrán. Kicillof + Berni reprimieron a los trabajadores del frigorífico ArreBeef, en lucha por el salario y los puestos de trabajo en el pueblo de Pérez Millán, cerca de Ramallo. Pero unos meses atrás también reprimieron y desalojaron la toma de tierras en Guernica, Kicillof y Berni junto con “el cuervo” Larroque. Arcioni, el gobernador de Chubut que reprimió las manifestaciones antimineras y a los docentes, también es peronista, enrolado en la corriente política de Massa, la tercera pata del Frente de Todos.

In our society it becomes the matter of men’s ego and pride, they would prefer dying rather than opening about their premature ejaculation free cheap viagra problem. Vata causes viagra cost in canada emaciation or weight loss in some people. Regular exercise will also help you to generic levitra online lose weight and stay in shape. They don’t viagra samples uk deal with the real issues that are restricting your sex life.

¿Por qué puede extrañar entonces que el kirchnerismo defienda a Insfrán? Es en nombre de la defensa del “proyecto”. ¿Qué clase de proyecto incluye la represión a los reclamos de los trabajadores y el pueblo? O, mejor dicho, ¿el proyecto es para favorecer a que clase? ¿Lo defienden para no darle “pasto” a la derecha?

¿Acaso los pobres que ocupaban tierras en Guernica y los obreros superexplotados de Arrebeef, los docentes de Chubut, tienen que agachar la cabeza, resignarse y no luchar “para no hacerle el juego a la derecha”?   Bullrich-Macri-Larreta y todos los de JxC son “la derecha”. Pero ¿a dónde está “la izquierda”? Si el Frente de Todos es la izquierda, Ginés González García es Papá Noel.

Pero lo raro es que el PTS, que se arroga para sí mismo el cartel de “la izquierda”, hace unos esfuerzos bárbaros para ubicar al peronismo como mal menor frente a la derecha y ante cada hecho que ocurre, como la represión en Formosa hace más incapié en la “demagogia” de Bullrich, que en el acto represivo y tal como los critica uno de sus socios del FIT, Izquierda Socialista, hasta llegan al punto de preocuparse porque JxC aprovecha para “demonizar” a Insfrán (1).

¿Acaso AF y CFK no han proclamado sus simpatías con Gildo, no son aliados, el mismo “proyecto”, el mismo partido, el mismo gobierno? Y entonces, ¿por qué no habría que criticar al gobierno nacional? ¿Desde cuando un partido que se dice “trotskista” se cuida de no criticar a un gobierno burgués como el de F & F y de no “demonizar” a un gobierno explotador y represivo? El PTS desbarranca a la defensa del “mal menor”, moderando su crítica. Se convierte cada día más en la pata izquierda dentro del régimen burgués.

Un verdadero Partido de Trabajadores revolucionario no debe ubicarse como furgón de cola de ningún proyecto burgués. Para luchar por una política sanitaria que ponga todos los recursos para el cuidado de los trabajadores y el pueblo, para luchar contra la minería y los agroquímicos contaminantes y la depredación ambiental, para luchar por las necesidades elementales de la clase trabajadora, pleno empleo, salario que como mínimo cubra la canasta familiar (más de 86 mil pesos), vivienda, etc., necesitamos luchar por otro “proyecto”. No un “proyecto” con un programa al servicio de la burguesía y que NO TIENE NADA de nacional y popular. Sino por un proyecto socialista e internacionalista, con un programa obrero y popular, para instaurar un Gobierno de Trabajadores que expropie a la burguesía. Solo los trabajadores en el poder, estableciendo un Estado Obrero, podrán planificar la economía y poner todos los recursos materiales y las fuerzas productivas al servicio de los trabajadores y el pueblo. Todo lo demás es verso.

AB 17/3/21

  1. La movilización de este viernes reunió a comerciantes, pequeños empresarios y vecinos. Al mismo tiempo, como ya se señaló más arriba, es utilizada políticamente por la oposición patronal de Juntos por el Cambio y la gran corporación mediática para golpear al peronismo……….Al mismo tiempo, a nivel nacional, los grandes medios de comunicación y la oposición de derecha de Juntos por el Cambio intenta utilizar esa represión para demonizar al gobernador peronista, un dirigente más que cercano a Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Esa demagogia de este sector de la derecha va de la mano con ocultar hechos represivos que tienen lugar en provincias gobernadas por Juntos por el Cambio o el radicalismo.

Leave a Reply