ÚRSULA BAHILLO: EL ESTADO CAPITALISTA ES RESPONSABLE. ORGANICEMOS LA AUTODEFENSA ANTE CASOS DE VIOLENCIA HACIA LA MUJER

Cada 22 hs en la Argentina, una familia en sumayoría procedente de la clase trabajadora y del pueblo pobre, se destruye por un nuevo femicidio. A medida que nuestros hijos van creciendo comenzamos a pensar en las medidas de seguridad que debemos inculcarles para que tomen conciencia del peligro y tratar de protegerlos de la violencia, de la trata, de los abusos policiales. Si es un hijo adolescente, debe tener cuidado de la policía, o de la seguridad en los boliches. Si es una hija, debemos tratar de inculcarles quenoandensolas,quenoaceptenactitudes violentas (en cualquiera de sus variantes) en sus relaciones , que busquen ayuda si alguien las acosa, y no descansamos hasta que no están junto a nosotros, en casa. Pero lamentablemente este flagelo se reproduce con más rapidez a medida que avanza la crisis económico y social. Así transcurren los días, suspirando de alivio si nuestras hijas siguen “sanas y salvas”. Lamentamos y sentimos como propia la angustia desgarradora de cada familia trabajadora que “le toca” el lugar del horror de un nuevo femicidio o una muerte por abuso policial al que nos somete este orden de cosas. Es que el sistema está diseñado para que unos pocos, la clase capitalista (dueños de empresas, fabricas y bancos) tengan aseguradas las ganancias, la seguridad de sus ingresos y la protección de sus cuerpos y su vida, la garantía en el acceso a todo tipo de bienes y el amparo y respaldo de las instituciones policiales y judiciales. Mientras que nosotros, los que debemos trabajar para llevar lo necesario a nuestros hogares, porque no somos propietarios de nada ( ni de nuestros cuerpos) debemos dar la vida en cada jornada laboral, en la calle o en nuestros hogares cuando nuestra pareja o ex pareja es violento, porque ni las condiciones básicas (alimentación, vivienda, salud) ni de seguridad tenemos garantizadas.

El Estado interviene sólo para amparar y defender a la clase capitalista

Cada vez es más evidente, el rol de clase que juega el Estado, es decir, interviene en contra de las familias sin viviendas con desalojos violentos de las tierras tomadas. Familias sin posibilidades de acceder a una, porque ya no pueden pagar un alquiler o porque en el seno familiar ya no hay espacio para nadie más. También el Estado desarrolla una política en contra de la clase trabajadora, al no tomar o cajonear las denuncias por violencia de género. Pero sí tira balas de goma rápidamente cuando la bronca justificada de amigos y familias se hace escuchar frente a las comisarias. Porque la versión “neutral” del Estado como regulador de la sociedad, se cae con el peso de la realidad cotidiana. Úrsula hizo 18 denuncias a suagresor MatíasMartínez, que la policía cajoneó. La ex pareja del femicida, Belén Miranda, lleva 3 años denunciando y encarando un proceso judicial que se burla nuevamente de las víctimas, revictimizándolas. La mayoría de los relatos de los familiares, luego de un femicidio, dan cuenta de cómo las instituciones del Estado, la policial y la judicial no actúan “como la ley manda” brindando protección sino que actúa a modo del Martín Fierro: “si sos amigo del comisario y del juez”. También se plantea que un alto porcentaje de femicidas provienen de las fuerzas policiales. Ya escuchamos voces que plantean que hay que “educar” a “las fuerzas” en Derechos Humanos, o que es necesario aplicar la Ley Micaela en todas las instituciones para que los agentes estatales se “formen” con una “mirada” de género. Mentira. Alberto Fernández rápidamente salió por los medios a informar la creación del “Concejo Federal para el abordaje de Femicidios, Travesticidios y Transfemicidios”. Como manotazo de ahogado para contener la bronca de la sociedad. Con la misma intención Berni fue a sacarse fotos con la mamá de Úrsula, cuando sostiene dentro de sus fuerzas a 6000 policías denunciados por violencia de género y el 80% de ellos sigue en funciones. Es una mentira y una canallada que nos quieren hacer creer para que nos callemos y no nos organicemos. Los femicidios son inherentes al carácter machista que defiende el Estado burgués (capitalista). El régimen en su conjunto no puede impedir los femicidios porque este régimen de organización económica y social sostiene el machismo, para funcionar. Se basa en la explotación de una clase para que otra viva de esa explotación. Se basa en la opresión de la mujer por el lugar que se le asigna en la sociedad, en el hogar y haciendo los quehaceres cotidianos y cuidando de los niños (futura fuerza de trabajo). Ese lugar asignado a la mujer conlleva un menosprecio sobre ella que se traduce en conductas violentas dentro del entorno familiar, llegando en su aspecto más violento, al femicidio. Es un régimen económico y social que trata de romper todos los vínculos de solidaridad de clase que podemos sostener y que cuando logramos unirnos como respuesta espontanea ante un nuevo femicidio, el Estado aparece para responder con represión y disipar cualquier intento de organización.

La salida es la organización de la clase trabajadora

Be that as it may, now there is a super Drug No drug is a cialis pill online super drug. Side Effects : Get emergency medical help if you have sudden vision loss. generic cialis professional learn the facts here now effect : Get emergency medical help if you have any of these signs of an allergic reaction and ultimately land you in the hospital. Different signs or symptoms you should find include: – Hypersexual behavior – Confusion – Compulsive behavior – Depression – Lack of interest or apathy – hypnagogic hallucinations If you like sleeping naked, you should also check for bed samples viagra bug bites symptoms. Anti-depressants are prescribed to people generic cialis sample suffering from acute anxiety and not mild depression.

Sabemos que no podemos confiar como salida para nuestro flagelo en ninguna institución del Estado burgués, ni gobiernos ni parlamentos, leyes jueces fiscales ni la policía. Por eso debemos organizar comités de autodefensa formados por trabajadores tanto mujeres como varones, en los barrios las escuelas fabricas para garantizar la seguridad de las mujeres. Laúnica salida y prevención es laorganización política independiente.

COMPAÑERAS DEL PCO -16/2/21

Leave a Reply