Aborto legal: Entre promesas demagógicas y “urgencias”

Hace unas semanas se volvió a poner en cuestión la legalización del aborto, tras las declaraciones de la asesora presidencial Dora Barrancos quien había adelantado que el proyecto sería enviado al Congreso en los próximos días. Los dichos fueron desmentidos por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien sostuvo que “El gobierno está esperando los tiempos necesarios para poder enviar la ley y que se trate como corresponde”; tiempos que se acortan ya que este mes se terminan los plazos legales del 2020 para presentar el nuevo proyecto del gobierno nacional. No olvidemos que el primer proyecto, el de la campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, aún está en vía parlamentaria y que todos los años, cada gobierno se encarga de patear para más adelante su aprobación.

Entre estos cruces de declaraciones los representantes del gobierno de Alberto Fernández siguen pronunciándose demagógicamente “a favor” del aborto, pero en concreto, desde que arrancó su gestión, no ha hecho más que promesas y jugar con la necesidad que tenemos las mujeres trabajadoras y pobres, empujando a miles de mujeres al aborto clandestino. Desde marzo el proyecto nacional es una fantasmal promesa que se prolonga en el tiempo.

Incluso, hace poco tiempo atrás, el propio presidente había ratificado que el Poder Ejecutivo enviaría un proyecto de interrupción voluntaria del embarazo para su tratamiento legislativo. Y que sólo había esperado todo este tiempo para que la pandemia reciba toda la atención legislativa.

Sin embargo, y a pesar de tanta supuesta “atención” la Argentina está dentro de los primeros países en cantidad de muertes y contagios por covid-19. Seguramente lo que está pesando más al gobierno que la preocupación por la salud de los trabajadores y cuidar la vida de los argentinos, es cuidar la relación que tienen con la Iglesia católica y el Papa Francisco, también con las iglesias evangélicas que funcionan como contención social en los barrios más castigados por la crisis.

Por otro lado, las agrupaciones feministas como Mala Junta (Patria Grande – Frente de Todos) o como Mumalá (Libres del Sur – frente progresista en Santa Fe) y la campaña por el derecho al aborto, pronuncian como “urgencia” que se trate el proyecto, pero las representantes oficialistas del feminismo en diputados no dejaron de llamar a la desmovilización, argumentando en sintonía con el gobierno, que este año había otras prioridades relacionadas a la cuestión de la pandemia.

It boosts nerves functioning and offers effective cure for PE to last longer in bed, you cialis prices need to follow the simple ways to stay firmer and last longer in bed. Block Access A folder that Hound Dog Hacker likes to have a good old nosey around on your http://pharma-bi.com/2010/02/ generic cialis online blog with your mouse and select View Source, View Page Source, or similar, from the drop down menu. Peptide has emerged as the most interesting compound that can be used for various purposes and it is undoubtedly true that it has successfully created interest among research scientists for more reasons than one. levitra generic This uniqueness requires unequivocal cheap viagra from india treatment in order to must manage the request in your mentally, substantial, and thoughtfully mode.

La campaña elevó un pedido “formal “al gobierno para tratarlo. Lejos de criticar y exigir seriamente no sólo para apurar los tiempos sino para su aprobación.

Así, mientras se jactan de decir que son un gobierno “nacional y popular”, estiran la aprobación de los proyectos que se presentan y en nuestro país siguen muriendo mujeres por prácticas de abortos clandestinos. Según Télam “En Argentina, Amnistía Internacional entrevistó a personal de salud de diversos puntos del país y relevó que, en contexto de pandemia, existe una baja en la cantidad de mujeres que se acercan a los servicios de salud sexual y reproductiva, una marcada disminución en la entrega de métodos anticonceptivos y un incremento en la demanda de interrupción legal del embarazo (ILE). Según estimaciones personales de entrevistados, habría indicios de un aumento en el número de mujeres que recurrieron a prácticas inseguras para acceder al aborto.”

Las mujeres trabajadoras de la causa obrera reconocemos la necesidad de la legalización del aborto como un derecho democrático básico, que tiene que ver con la vida y la salud de las mujeres trabajadoras y pobres: la muerte por aborto es la segunda causa de muertes de las mujeres, las que no mueren sufren mutilaciones y consecuencias irreversibles físicas y psicológicas.

Al gobierno patronal de Alberto y Cristina Fernández no le interesan estas mujeres de la clase obrera. A estos gobiernos durante esta crisis económica que sufre el capitalismo sólo les interesa resguardar las ganancias de la clase que representan, la burguesía, subordinados al capital imperialista, destinando millones al pago de la deuda, recortando presupuesto para la salud, la educación y la vivienda.

Las mujeres trabajadoras somos las que más sentimos los cachetazos de la crisis económica capitalista. Se ven afectadas nuestras necesidades y si somos sostén de hogar las de nuestras familias. No sólo nos encontramos con una cruda flexibilización laboral sino también con la opresión que nos impone el sistema, al tenernos reservado ese lugar al interior del hogar con todas las tareas que implica. Por eso debemos organizarnos independiente de las feministas reformistas amigas del gobierno de las patronales y la burocracia. En comités por la defensa de las reivindicaciones de las mujeres, en fábricas establecimientos y barrios obreros y populares. Y en un Partido de Trabajadores revolucionarios para luchar por derrocar al régimen burgués -que es el que nos explota y nos oprime- e imponer un gobierno de trabajadores a partir del cual la mujer junto con toda la clase trabajadora, comience sobre bases materiales firmes su camino para terminar con toda opresión.

1 thought on “Aborto legal: Entre promesas demagógicas y “urgencias””

  1. Hola. Gracias.
    Es un tema con mucha tela por cortar.
    En lo personal abogo por la protección de la vida, pero soy consiente que cada caso tiene sus particulares.
    Se que las mujeres de bajos recursos están más expuestas a morir en un aborto clandestino, que aquella que goza de un buen pasar, ya que cuenta con los medios para pagar por un servicio más seguro. Aunque el “desprecio por la vida del inocente tiene la misma distensión ” en ambas clases.
    Se, como dije antes, que cada caso es muy distinto uno de otro. Y que la decisión de abortar se da en múltiples contextos. Desde la comodidad de no querer lidiar con un crío mas, o de hechos aberrantes como violaciones, la incapacidad económica para criarlos, aspectos culturales ( el que diran), enfermedades, etc etc. Las causas para decidir abortar son múltiples.
    Creo que en definitiva habrá que estudiar cada caso en particular. Tratar de evitar un asesinato con medidas de prevención y ayuda a la madre en situación de aborto.
    No sé. Podrían inventarse miles de forma para no llegar al extremo, a la última consecuencia .
    Bueno en fín. No juzgo. Pero en lo personal, para mi bienestar psicológico no lo tomaría como una opción.
    Un placer. Saludos

Leave a Reply