Triunfo obrero en BIMBO San Fernando contra la precarización laboral

Reproducimos a continuación el comunicado de la comisión interna de BIMBO San Fernando. Y entrevistamos a Javier Roces, delegado y militante del PCO.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

GRAN CONQUISTA DE LOS TRABAJADORES EN BIMBO SAN FERNANDO

SE LOGRO LA EFECTIVIZACION DE LOS COMPAÑEROS CONTRATADOS

Después de varios meses de luchar contra la precarización laboral en BIMBO SF, los trabajadores logramos evitar los despidos de los compañeros que venían trabajando bajo la modalidad de contratos a plazo fijo desde octubre de 2017. Cortamos con el manoseo a estos compañeros por parte de la multinacional BIMBO y dimos un paso muy importante para erradicar esa política patronal de precarización laboral  y contratos basura.

Este triunfo fue producto de varias asambleas, petitorios, movilizaciones para lograr lo fundamental: la unidad que parte de entender que no hay trabajadores de primera y de segunda, efectivos y contratados; que somos todos compañeros de la clase trabajadora sin importar las etiquetas que pretenden colocarnos los empresarios.

Queremos agradecer especialmente a todas las organizaciones sindicales y políticas que nos apoyaron y renovar nuestro compromiso con la unidad de la clase trabajadora para luchar contra las patronales, el gobierno actual y el que le siga, que venga a imponer el plan de ajuste del FMI.

Comisión Interna BIMBO San Fernando

30 de abril

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

La Causa Obrera: Buen día, Javier. Leímos el comunicado. ¿Querés explicar o desarrollar un poco más lo que dice ahí?

JR: Buen día, compañeros. Bueno, mirá… lo que dice el comunicado es una síntesis. En primer lugar, lo que hay que remarcar es que fue un triunfo. Porque BIMBO, igual que muchas otras patronales, implementa la política de los contratos basura. No tengo el dato preciso pero varios compañeros que trabajan en la empresa desde hace rato nos cuentan que hacía por lo menos una década que no efectivizaban a nadie. Esto no quiere decir que no toman gente sino que toman, echan, vuelven a tomar y así permanentemente. Usan el contrato de plazo fijo para cubrir puestos efectivos. Entonces la efectivización, producto de la lucha, de estos compañeros, es un paso adelante para combatir eso. Sin agrandarse ni exagerar. Sé, por experiencia, que en la lucha sindical nunca hay triunfos ni derrotas definitivas. Lo importante es que sirva para fortalecer la unidad, la organización y la confianza en la propia fuerza de los compañeros para la próxima pelea que puede ser a corto plazo.

LCO: En el comunicado dicen que hubo asambleas y movilizaciones. Contanos un poco más sobre eso.

Erectile dysfunction http://twomeyautoworks.com/item-4387 generic viagra is a condition that afflicts many men in the world. Kamagra jelly 100 mg not only increases stamina, energy and endurance, but also improves the quality of erection for the http://twomeyautoworks.com/ levitra generika inflow of the blood. It may also lead for minor side- effects. levitra india 100mg forms an important medicinal product which has achieved immense recognition in the medicinal world & thus, it leads for the withering away of the spinal muscles and restricts the patient to a wheelchair for life. http://twomeyautoworks.com/?attachment_id=261 discount on cialis By silencing the pain siren, we ignore the underlying cause.

JR: Bueno, la pelea arrancó en agosto del año pasado cuando la patronal quiso echar a estos cuatro compañeros después de haberlos contratado durante diez meses. El día que los echaron con la excusa del fin de contrato arrancamos con habladas en el comedor y después hicimos una asamblea general de los turnos mañana y tarde al mediodía. Ahí votamos rechazar los despidos y la movilización a la audiencia en el Ministerio de Trabajo provincial en la delegación Tigre. Movilizamos y en esa audiencia la patronal lo único que cedió fue volver a incorporarlos en octubre para cubrir vacaciones y bajo la misma modalidad de contrato temporal. No era nuestro reclamo pero hubo un acuerdo con los compañeros despedidos de aceptar. Expliqué en asamblea que un acta es solo un papel y que había que estar preparados, no bajar la guardia si la patronal no cumplía el compromiso en octubre. Además de que el contenido del acuerdo no era nuestro reclamo de la efectivización sino que esto era solo una tregua, con los compañeros trabajando y que el conflicto se volvería a abrir en abril de este año como finalmente sucedió. En octubre los compañeros fueron reincorporados. 

LCO: ¿Cómo fue la reapertura del conflicto este año?

JR: Desde principio de año advertimos a la patronal y al ministerio que si el 30 de abril no eran efectivizados los compañeros arrancaríamos con medidas de fuerza. Es decir, buscamos comenzar la pelea antes del despido y no con los compañeros afuera como nos pasó el año anterior. Entonces en marzo empezamos con un petitorio para mostrar el apoyo y, sobre todo, reinstalar la discusión en la base de la fábrica. Recordarles a los compañeros más distraídos, que el conflicto seguía abierto y que había que levantar la guardia y prepararse. Como era previsible, la patronal en la primera audiencia seguía firme en su postura de despedirlos, de hecho ya les había enviado telegrama de preaviso. Así que el paso siguiente fue la movilización al Ministerio en la audiencia del 23 de abril. Todo esto fue discutido y votado en asambleas, como preparación para las medidas de fuerza que íbamos a desarrollar si no había acuerdo antes del 30 de abril. Hicimos la movilización donde contamos también con el apoyo de otras organizaciones sindicales y políticas pero en esa audiencia no hubo acuerdo y se pasó a cuarto intermedio hasta el 30 de abril, o sea, el último día del contrato. 

Bueno, al final el día 30 la patronal accedió al reclamo integralmente y los compañeros fueron efectivizados. Quedará por verse si este recule de la patronal fue solo para evitar el conflicto o si fue un retroceso táctico para ir al conflicto por otros motivos en el corto plazo. Nosotros mientras tanto tenemos a cuatro compañeros efectivizados y mantenemos la guardia alta porque, como dije antes, ni los triunfos ni las derrotas son definitivos. Lo importante es seguir fortaleciendo la organización y la conciencia de los trabajadores.

LCO: ¿Qué papel jugo el sindicato durante el conflicto?

JR: Nuestro sindicato es el de Pasteleros. Además en la planta hay otro sindicato que es el STIA Capital, de la Federación de Alimentación. En la parte del STIA también había compañeros en la misma situación pero ni el sindicato ni los delegados quisieron defenderlos. De hecho, nosotros desde la interna y hasta votándolo en asamblea nuestra les hemos propuesto luchar juntos por el mismo reclamo. Pero la respuesta fue negativa y los compañeros contratados del STIA fueron despedidos sin lucha.

En el caso de Pasteleros, el sindicato apoyó formalmente. Vino a las asambleas cuando los invitamos y participó de las audiencias. Pero no puso toda la carne en el asador como tendría que hacer un sindicato. En la movilización del año pasado la verde que dirige no participó y en la de este año mando una delegación pero sin banderas, ni siquiera algún gorro o chalecos que los identificara, casi como escondidos. Incluso se mantuvieron en la vereda mientras nosotros y las otras organizaciones cortábamos la calle. 

LCO: ¿La comisión interna fue unida en la lucha?

JR: Mira, lamentablemente no. Desde el principio los delegados que son parte de la agrupación celeste y blanca, opositora a la verde, tampoco se jugaron a impulsar esta pelea. No sé si por falta de confianza en la base, que es lo que les inculcan los sectores del moyanismo y el kirchnerismo con los que ellos se vinculan. O por el prejuicio divisionista muy arraigado en la mayoría de los sindicalistas de que no se puede o no se debe pelear por los contratados. Pero el apoyo que mostró la base en las asambleas y la decisión firme de los compañeros contratados de pelear por su puesto de trabajo terminó presionándolos y se sumaron a la lucha aportando lo suyo en la acción. 

Lo importante es que los compañeros de base entiendan que la patronal, si se le opone resistencia unificada, no hace siempre lo que quiere y que la unidad colectiva y no el individualismo es la herramienta para defendernos de los ataques de la patronal y el gobierno.

LCO: ¿Querés agregar algo más?

JR: Sí, me parece importante remarcar como conclusión que tanto en la fábrica como en el sindicato lo que necesitamos los trabajadores es organizarnos con una política clasista. O sea, una política que no vaya detrás de ningún sector patronal. Esto significa que tampoco se alinee con ningún sector de los dirigentes de la CGT, tanto de los gordos como hace la verde o con Moyano y los kirchneristas del 21F como hace la celeste y blanca. Solamente con esa organización política clasista, un partido de trabajadores revolucionarios, consientes de quienes son amigos y quienes enemigos de la clase obrera, se puede impulsar la pelea y hacer avanzar la conciencia de los compañeros, la conciencia de clase. Pero aunque la lucha sindical es necesaria también es insuficiente y limitada. Lo que ganas hoy con duras peleas te lo sacan mañana. Mientras el poder político lo tengan los capitalistas, sea con presidentes neoliberales o populistas, no hay salida y la cosa se va a poner cada vez peor. Hay que organizarse políticamente para luchar por un gobierno propio, de la clase trabajadora.

Leave a Reply