Ante la Emergencia Sanitaria: Reapertura y estatización de la Clínica Gomara de Villa Gobernador Gálvez

Ya comenzada la cuarentena obligatoria ante la pandemia del coronavirus, decretada por el gobierno de F&F, la verdad sale a la luz nuevamente: la salud pública en la provincia de Santa Fe y fundamentalmente en VGG está en una profunda crisis. En la ciudad de Rosario y alrededores hay 270 camas para terapia intensiva de las cuales 207 son de sanatorios privados, para 1,4 millones de habitantes. Y eso que estamos hablando de una ciudad donde el PS hizo campaña durante 30 años diciendo que la salud pública de Rosario era la mejor del país. 

El nuevo gobierno peronista de Perotti que venía  haciendo recortes a todos los empleados del estado incluyendo a los trabajadores de la Salud: horas extras, insumos, fármacos, menos personal, reducción en alimentos, ropa de trabajo, ahora pretende ponerse del lado de los trabajadores y el pueblo pobre diciendo que va a garantizar la atención de la población infectada. Pero hasta ahora lo único que está garantizando es la represión en los barrios populares.

Sin dudas los pacientes contagiados son muchísimos más que los positivos que indica el Malbrán, por eso los números de la estadística oficial no son para nada reales. Ahora que están comenzando a descentralizarse los tests, esto se va a comprobar fácilmente. Aclaramos que no es responsabilidad de los trabajadores, laburan a destajo y cobrando sueldos miserables, sino del desfinanciamiento que todos los gobiernos: peronistas, macristas, kirchneristas, le hicieron a la salud pública, durante décadas.  

Por eso cuando se produzca el aumento de los contagiados, los hospitales entrarán en un colapso absoluto. Basta ver las imágenes que llegan de países del primer mundo como Italia y España, imaginémonos como va a ser la epidemia cuando llegue a las semicolonias como Argentina con una infraestructura colapsada completamente, y con un 40% de la población por debajo de línea de pobreza. 

Hasta ahora el único anuncio de Alberto Fernández directamente relacionado con la atención a los infectados es la promesa de construir 8 hospitales “modulares” de emergencia, siendo el que toca al “gran Rosario” proyectado en terrenos linderos al Hospital Eva Perón en Granadero Baigorria y además unos contenedores como “unidades móviles” en algunos hospitales. Suponiendo que empiece a funcionar esa estructura, de cualquier manera  ¡será completamente deficitaria!!! Hay que tener en cuenta que esas camas no van a alcanzar para atender la demanda de infectados ni tampoco para el resto de los enfermos, quebrados, infartados, con ACV,  etc. Es decir, los burgueses se atenderán en los sanatorios privados, y la clase obrera y el pueblo pobre que se la arregle como pueda en la deficitaria salud pública, y al que proteste, como ya está pasando le mandan a las Fuerzas de Seguridad. 

Los trabajadores de la Clínica Gomara tenían razón

Though it is been reported cialis cheap no prescription that the spam has decreased by leaps and bound. First, stifling conflict actually increases the likelihood pfizer viagra pharmacy find out these guys of finding people with compatible views; but remember that your primary goal at college is to learn. Discounts and actions for online drug store buyers When you purchase a drug via Internet, you have to obtain discount, getting viagra without prescription that you’ll not find on another drug store. The effect of the penile directly impacts their self-esteem. buy viagra sale

Buena parte de los datos acerca del estado calamitoso de la salud no son nada nuevos para los trabajadores del Policlínico Gomara.  Ellos ya advertían, en el 2017, que ante el cierre de la misma, solo el Hospital Gámen no podía afrontar la demanda de pacientes en tiempos “normales”. Recordemos que el Gamen, es sólo un efector de atención primaria. Decían que de haber un gran accidente de tránsito, los heridos deberían ser hospitalizados en el HECA o en un efector privado del centro de Rosario, eliminando así la posibilidad de una atención rápida. Es decir, que todo el sur del departamento Rosario al cerrar la Clínica, se quedaba sin un efector de tercer nivel de salud. Eso no significaba que con la Clínica funcionando, se resolvía el problema de la demanda, todo lo contrario, pero con su cierre, se complicaba muchísimo más la atención, principalmente de los cientos de jubilados que se atendían allí, y más teniendo en cuenta que hoy son todos pacientes de riesgo.  

Los compañeros y todas las organizaciones y activistas que apoyaron la lucha, se indignaban al escuchar el cinismo de ambos gobiernos tanto Municipal como Provincial cuando negaban la Emergencia Sanitaria, todos recuerdan al Ministro de Salud González, y a la Secretaria de Salud de la Municipalidad, Marisa Bernal, diciendo en los medios de comunicación que “la salud de la provincia y la ciudad estaba garantizada”. 

Ahora el gobierno de Ricci, promete a través de los medios de comunicación que “está haciendo gestiones para reabrir la Clínica”, esperamos que no se quede solo en promesas, que no sea solo demagogia en un momento tan complicado como el que estamos viviendo. Esperemos que no siga mirando para el costado como hizo en el 2017, cuando ni siquiera gestionó que los trabajadores cobraran la totalidad de los sueldos adeudados. Los compañeros todavía ni siquiera pudieron cobrar el fondo de desempleo. Paqués el dueño de MASA, la empresa que prestaba el servicio, y Gomara el dueño del edificio, responsable solidario, siguen caminando por la calle como si nada, ¿Qué pasa señores gobernantes, para meter presos a esos estafadores no actúan las Fuerzas de Seguridad? Seguramente hasta viajaron a Europa y nos trajeron la peste, como varios empresarios que una vez que estaba la cuarentena decretada, seguían caminando infectando a todo el mundo. Hoy, pasados dos años, todos los pronósticos que planteaban los trabajadores y el comité de lucha del “Gomara” se cumplieron, tenían razón

Por eso ya que todos los Gobiernos hablan de que estamos en una guerra, entonces que se destinen los fondos necesarios para reabrir y estatizar con administración de sus propios trabajadores el Policlínico Gomara, poniéndolo en óptimas condiciones y a la brevedad. Es una estructura formidable para ser utilizada como hospital que atienda a los infectados en toda la Zona Sur del Departamento Rosario, teniendo en cuenta que el hospital nodal de Circunvalación y San Martín es un “elefante Blanco”. 

Sus ex trabajadores muchos de los cuales aún permanecen sin trabajo, están dispuestos a ponerse en primera línea, para enfrentar la Pandemia, no hay nadie mejor que ellos, que conocen perfectamente las instalaciones, para ponerse al hombro el funcionamiento del Policlínico. De la misma manera que buena parte de la clase obrera de la región sigue trabajando en los supermercados de La Gallega, Paladini, Swift, Unilever y todas las plantas aceiteras, en muchos casos sin las medidas de bioseguridad adecuadas.   

Leave a Reply