Rosario: Barrio 7 de Septiembre: campo de batalla entre narcos

Los números oficiales dicen que son 98 muertos en rosario en 150 días.

No pocas veces cuando voy hacer mandados, mi compañera de casa me reclama: “¿tan tarde vas a salir?” Y no es para menos, porque ya en invierno a las 19hs es noche plena, y el barrio 7 de septiembre se convierte en un campo de batalla entre los narcos.

Como clase obrera hoy nos acostumbramos penosamente a la existencia de los narcos y la descomposición de la juventud. Uno ve crecer con ternura a los hijos del barrio, y en el momento en que empiezan a andar la calle, su camino es una ruleta: o el pibe tiene “suerte” de conseguir laburo relativamente estable y desarrollar alguna profesión que le permita subsistir, (como albañil o vendedor) o en el peor caso, caer eternamente en la pauperización y oscilar entre la precariedad laboral y el negocio de la falopa. Es una verdadera pena ver la ternura del niño, y luego el proceso de descomposición llegando a la adultez.

Y los sectores de la clase obrera que no caen en la desgracia de ser títere de los negocios narco, le toca vivir entre los tiroteos diarios, y correr la suerte de morir por una bala perdida o que lo confundan con otro soldadito, como con Lautaro Gómez y a Ezequiel Cantero que volvían de trabajar y se juntaron a tomar una gaseosa en una esquina del barrio.

Como dijo una vecina “Nosotros no somos dueños de sentarnos a tomar mate en la plaza, o que las criaturas juegan a la pelota, porque cada dos, tres días, tenemos un muerto o un herido de bala, hay que salir corriendo por los tiros. Esto pasa a toda hora”.

¿DONDE ESTA EL PROBLEMA?

La descomposición de la juventud y de la clase trabajadora va de la mano con la misma descomposición del sistema económico (capitalista) que empeora irremediablemente cada día. La falta de trabajo a lo largo del tiempo va deteriorando la forma de vivir de los trabajadores y la juventud. Por eso no solo los jóvenes se hacen soldados, sino que también familias ponen la casa para que funcione como bunker, eje sobre el cual los jóvenes del barrio se hacen soldados.  Es así que atrapados en el profundo pozo de la miseria encuentran un curro a mano. Curro orquestado por patrones y políticos que se encuentran muy lejos de la miseria en la que estamos.

Los políticos del PJ, PS o PRO, no puede resolver el problema de la desocupación ni de la droga. Por el contrario, como son representantes de las patronales y de los grandes narcos (los cuales les financian las campañas electorales), impulsan y defiende el negocio porque le sirve para mantener a la juventud con la mente destruida.  Porque si no fuese así, la juventud y la clase trabajadora podrían organizarse más fácil y de forma independiente de estos partidos políticos patronales, y cuestionar este sistema de burgueses que explotan por dos mangos a millones de trabajadores por 10 o 12 horas.

The Marketing Hits’ Formula and its implementation method allows for marketing innovation that will be accepted with immediate enthusiasm by target consumers and will spread virally. order cialis icks.org Before you start up with any medicine just make sure that the person’s health and age is considered for donation. cialis 25mg Shipment policy Going through the shipment policy of a cheapest viagra in australia Canada pharmacy becomes apparent when, in the absence of a prescription, it is always best to have a consultation first. It can reduce pain or inflammation effects of cialis in this area, it can really affect the vision of a person.

¿HAY SOLUCIÓN?

Nosotros pensamos que sí. Pero depende lisa y llanamente de que nos organicemos concienzudamente como trabajadores.

Por supuesto que con tantos años de deterioro que tiene la clase trabajadora no puede solucionarse de un día para otro, porque para eso hay que terminar con el sistema capitalista, y organizar la economía sobre bases socialistas. Solo así podríamos organizar la producción entre los trabajadores y terminar con el problema del desempleo, repartiendo el trabajo entre ocupados y desocupados con un sueldo igual a la canasta familiar. Terminando con el hambre y elevando el nivel de cultura de los trabajadores no habría nicho donde los narcos puedan ubicarse como lo hacen hoy, para chupar la sangre de la clase obrera.

Mientras tanto, para enfrentar el problema de la seguridad en el barrio, no podemos confiar en la policía. Como sabemos, son parte del negocio y la encargada de dejar las zonas liberadas. En el 7 de Septiembre es sabido que si vas a la comisaria después de las 20 está cerrada. Porque la policía es la primera encargada defender con el poder de las armas el negocio de las patronales y por ende de la droga; es como le cantábamos los vecinos cuando marchamos a la comisaria: “son todos narcos”.

Por eso debemos organizar nuestra propia autodefensa, con un comité compuesto por los trabajadores reconocidos por su honestidad y conseguir el respaldo del barrio. Solo así podríamos reducir los bunkeres de droga, o evitar que se hagan otros.  También para defendernos de la misma policía, que va a tratar de desorganizar como lo hicieron cuando el barrio se organizó para marchar hasta la comisaria; donde el comisario salió para disuadir la bronca, y persuadir de que ellos no eran parte del problema ¡¡caraduras!!

La crisis del capitalismo es tan grande que no hay lugar para el crecimiento económico y cultural. O nos organizamos como trabajadores independientemente de los partidos patronales y terminamos con este mal, o la barbarie va a ser cada vez peor.

Tito 28/6/21

Leave a Reply