Con el gobierno del Frente de Todos, Argentina bate récords

En estos días Argentina batió un nuevo record: el de las camas UTI ocupadas: “El porcentaje de UTI ocupadas a lo largo del país alcanzó el 78,4%, contabilizando todas las patologías, tanto dentro del sector público como del ámbito privado. En el sistema de salud de Argentina hay 12.851 camas de terapia intensiva disponibles. Actualmente, más de la mitad de los internados son pacientes que cursan cuadros severos de COVID-19. Se trata de 7.731 personas diagnosticadas con la enfermedad. Es decir, el 60% del total”. (Infobae 6/6).

Esto es un promedio muy alto, pero en algunas provincias es mucho peor, ya no quedan camas ni médicos terapistas. Según un informe de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, del 1 de junio: En el 58% de las jurisdicciones, la ocupación de camas fue mayor al 90%. Incluye a la Provincia de Buenos Aires, CABA, La Pampa, Salta y San Luis. Superan el 95% de ocupación de camas UTI, y se acercarían al colapso del sistema sanitario, Chubut, Córdoba, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

También estamos en el podio por la cantidad de fallecidos por cada 100 mil habitantes (1.767) disputando los primeros puestos en América en el mismo nivel que México (1.771) y EE-UU (1.802) país del cual nos horrorizábamos hasta hace muy poco. (Chequeado, datos del 3/6)

Aun a sabiendas que venía la segunda ola y ya en el medio de la misma las restricciones a la circulación fueron marginales. La mayoría de las actividades económicas se mantuvieron funcionando. El gobierno le quiere echar la culpa a las fiestas clandestinas, pero mientras tanto los trenes y los colectivos van abarrotados en las horas pico. Los controles, en donde hubieron, duraron un día. Es decir, el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández han tomado la consigna que habría lanzado Macri: “que mueran los que tengan que morir, pero mantengamos la economía”. Al gobierno del Frente de Todos se le cayó la careta con la que fingen preocupación por la vida del pueblo. 

Ahora el mundo está ante la amenaza de una o dos cepas nuevas la Delta y la Beta super-contagiosas y, por lo tanto, en un marco de saturación del sistema de salud, muy mortales. La Delta ya está haciendo estragos en el Reino Unido y se ha esparcido a 70 países más.  No hay ninguna duda de que pronto entrará en Argentina. Pero a pesar de que estamos con un piso diario altísimo con un promedio de 600 muertos, y que estas cepas son una amenaza muy real y cercana, el gobierno trata de recuperar votos minimizando las ya mínimas restricciones y abriendo las escuelas para las clases presenciales. Para colmo estas cepas no ceden ante una sola dosis de vacuna. Para pararla hace falta como mínimo las dos dosis y mantener al máximo los cuidados. Pero sólo un poco más del 7% de la población tiene aplicadas las dos dosis, y no parece que estas segundas dosis, sea de la marca que sea, vayan a llegar pronto. 

Ya es sabido que sólo se puede parar al virus solamente de dos maneras. Una buena vacuna aplicada como corresponde con las dos dosis. Esta opción todavía está lejos, así que sólo queda una única alternativa que es el barbijo, el distanciamiento social, y reducir la circulación al mínimo estrictamente necesario, para lo cual el gobierno tiene que subsidiar los gastos de la parálisis productiva. Desde el gobierno y los medios de difusión dice que no se puede volver a “cerrar todo” como en el 2020 (cosa que tampoco fue así) porque ahora “la gente” no se lo banca. Pero si el gobierno garantizara el sueldo de los trabajadores que por no ser esenciales pudieran dejar de trabajar, limitando la circulación al mínimo se ahorrarían muchas muertes, y el gasto de muchas internaciones. Nos quieren hacer creer que no hay plata para hacer eso, pero es mentira. En los últimos tres meses el gobierno acumuló reservas por más de 7.300 millones de dólares cuyo destino será pagar la deuda externa. Y eso cobrando sólo las retenciones a los exportadores agropecuarios, sobre todo de la soja. De allí y de las ganancias de los bancos, y de las empresas que continúen sus actividades por ser esenciales, se puede obtener la plata que hace falta para garantizar una cuarentena que nos proteja realmente. El gobierno lo sabe, pero no lo hace porque defiende los intereses de los empresarios y de los acreedores internacionales, o sea de los capitalistas y el imperialismo.

Otros records: Inflación y pobreza

The trademarked Bioperine ingredient is unique that none of these becomes instruments to penetrate your home, and later your enterprise? 1. secretworldchronicle.com generico cialis on line What are the possible side effects of the medication? The medication is safe and does not pose a threat to one’s health, however, the following rare and mild side effects may http://secretworldchronicle.com/2020/01/ep-9-42-too-far-gone/ buy viagra online be worse if you take it with alcohol or certain medicines. After the lapse of patent act, the first Indian company that has made discount viagra usa is Ajanta Pharma and it has been clinically proven for treating weak erections. Now think if your penis is not getting enough blood supply. discount online viagra

En inflación somos sub-campeones del mundo. Estamos en el segundo lugar cómodos detrás de Venezuela: La inflación fue del 3,3% en mayo, acumulando 22% desde enero y un 48,8% en el último año.

Además, Argentina bate records de pobreza e indigencia: más del 45% de la población está por debajo de la línea de pobreza (incluyendo un 27% de trabajadores ocupados), y la indigencia es mayor al 10%.

A los trabajadores que votaron al frente de Todos con esperanza de salir de las malas o quizás sin mucha expectativa, sólo como un “mal menor” ante la opción abiertamente patronal de Macri, les decimos que está a la vista que el verdadero mal es el régimen capitalista, que no tiene un solo partido ni un solo candidato, sino que tiene varias cartas para jugar, y cuando se gasta una juega otra. Macri-Cambiemos o los Fernández con el Frente de Todos, son dos caras de la misma moneda devaluada del capitalismo semicolonial argentino. El Frente de Todos, gobierna para las patronales y se somete a las potencias imperialistas, sólo que sabe mentir mejor que Macri-Cambiemos.

Compañeros, los que están conformes o quieren seguir agachando la cabeza ante la patronal el gobierno y la burocracia, no lean lo que sigue.

Pero a los compañeros que quieren terminar con la explotación a la que nos somete la patronal, los que quieren echar a los burócratas traidores de los sindicatos, a los que están ya cansados de las mentiras de los gobiernos y se dieron cuenta que el peronismo es patronal, a esos compañeros les decimos: hay que organizar un partido de trabajadores, un partido que sea nuestro y que sirva para luchar, no para la politiquería electoral. Un Partido de Trabajadores que tenga como objetivo estratégico instaurar un Gobierno de Trabajadores que expropie a las grandes patronales del campo, los bancos, la industria y el comercio. Para recuperar lo que es nuestro, porque el capital que acumulan los burgueses es el trabajo que no nos pagan, su capital está hecho con nuestro trabajo, por eso es nuestro. Con las palancas de la economía en manos de los trabajadores podremos organizar la economía en función de los intereses de las mayorías populares, no como ahora para beneficio de unos pocos chupasangres capitalistas. Sólo contando los ingresos por las exportaciones agropecuarias y agroalimentarias de un año igualaríamos el préstamo que Macri recibió del FMI. Con un Gobierno de Trabajadores y esos recursos, hubiera sido totalmente diferente la situación frente a la pandemia. Habiendo estatizado las clínicas y laboratorios privados, hubiéramos fortalecido el sistema de salud y desarrollado las vacunas y medicamentos paliativos que podrían haber minimizado las pérdidas de vidas humanas y los padecimientos de los contagiados.

Compañeros, dentro del capitalismo no hay mal menor, porque el capitalismo en todo el mundo está en crisis, en descomposición, a tal punto que prepara nuevas guerras de alcance internacional de cuyas consecuencias no estaremos exentos. Cada gobierno a su turno nos hunde un poco más en la miseria. Solo una Revolución Socialista que imponga un Gobierno de Trabajadores expropie a la burguesía, planifique la economía y abra paso a la lucha por el socialismo en el América latina y el mundo, puede terminar con la explotación, la miseria y todas las lacras que trae la descomposición capitalista. Para llevar adelante esa lucha, militamos los compañeros del Partido de la Causa Obrera. Te invitamos a charlar con nosotros, a conocer más a fondo nuestro programa, y si estás de acuerdo a unirte a nuestra lucha. 

Leave a Reply