Los metalúrgicos empezamos a decir: ¡Basta de burocracia sindical!

Nadie discute que la Pandemia hizo estragos en una economía que ya venía en crisis, pero mientras las  patronales recibieron por parte del gobierno de los Fernández todo tipo de ayuda, los trabajadores metalúrgicos, como siempre, fuimos los convidados de piedra, afrontamos el tremendo vendaval como pudimos, sufriendo despidos y suspensiones, contagiándonos (nosotros y nuestras familias) sin los más mínimos elementos de bioseguridad, y como si fuera poco con sumas en negro y salarios de hambre. 

Pero las patronales para garantizar sus ganancias, no solo tienen al gobierno peronista/kirchnerista que es tan anti-obrero como el de Macri, sino a la  burocracia sindical de Caló junto a los dirigentes de la mayoría de las seccionales del país. Estos sátrapas no movieron un dedo ante los despidos, suspensiones y la flexibilización laboral; y como si fuera poco luego arreglaron un mísero bono mensual de $6000 no remunerativo, que se cobró desde agosto a diciembre, pero que no incluyó los meses de abril a julio. Ahora arreglaron un aumento del 25% en enero y un 10% a cobrar a partir de febrero. Es decir que durante 2020 no hubo paritarias, o sea que la pérdida de masa salarial es tremenda, porque el índice inflacionario hay que calcularlo con la canasta alimentaria que supera holgadamente el 35% que dice el INDEC del Gobierno, ya que hoy la canasta de alimentos -que es básicamente donde los trabajadores gastamos prácticamente la totalidad del sueldo- llega como mínimo al 50%. En síntesis, la mayor parte de nosotros, terminamos en diciembre cobrando sueldos que no alcanzan siquiera a la línea de pobreza hoy en $48.000, tengamos en cuenta que los aceiteros están diciendo que el salario mínimo vital y móvil es de $93.000.

Así mismo, el operario calificado que hacía extras y lograba pasar la línea de pobreza, enseguida el estado le quitaba parte del salario con el impuesto a las ganancias que en el caso de los solteros alcanzaba los 55.261, recién en diciembre ese piso fue elevado. Ni siquiera pudimos contar con el medio aguinaldo, con el cual muchos de nosotros contamos para ponernos al día con las cuentas, ya que se nos esfumó rápidamente. 

Ante esta situación, empezamos lentamente a levantar la cabeza, la bronca y la necesidad de salir de la miseria, va creciendo, y los metalúrgicos vamos reaccionando. A mitad de año, fueron los obreros de Techint, que pelearon contra los despidos y el ajuste salarial, tomando de rehenes a algunos de los gerentes por una cuantas horas. Por otro lado el jueves 3 de Diciembre los obreros de Techint-Siderar, se movilizaron por el premio de producción recortado en el año, con un piquete frente a la casa de su patrón, Paolo Rocca en Puerto Madero. 

En la metalúrgica Gri Calviño de Florencio Varela, los trabajadores dieron una dura batalla de varios meses contra la flexibilidad laboral que se viene imponiendo en los hechos en todas las ramas metalúrgicas. Si bien no hay ninguna ley votada (por esa cueva de ladrones que es el Congreso), en los hechos se aplica, aumentando los ritmos de trabajo y las tareas, por el mismo sueldo (casi siempre esa política implica despidos). Todo esto con el beneplácito del Ministerio de Trabajo, es decir el gobierno nacional y “popular” de los Fernández. En esta fábrica de la localidad de Bosques el acuerdo fue firmado de la mano de la burocracia de la seccional que maneja el “Barba” Gutiérrez.

Párrafo aparte, el papel que cumplió el gobierno provincial de Axel Kiccilof, que militarizó la fábrica con la bonaerense cuando los obreros la tomaron por sus reclamos. ¡Vaya gobierno nacional y “popular”! Se ve que Kicillof y su perro guardián, Berni, tienen como deporte reprimir trabajadores que piden condiciones básicas de vida, como lo hicieron también en el desalojo de Guernica. 

Overweight people often feel difficulty performing during sexual activity and end up leaving their partner unsatisfied. free viagra in canada Satisfactory lovemaking is essential to lead a healthy and happy life. sildenafil best price This medication helps ED patients to get back the lost spar of their love life. generic viagra online Erectile dysfunction is one such sexual disorder in men, they can start to eat medicine known as buy cheap levitra Kamagra jelly for the treatment of ED.

Fueron largos meses de dura lucha en Gri Calvino y la patronal todavía no logró imponer la flexibilización laboral. En el medio del conflicto la patronal despidió 66 compañeros que luego fueron reincorporados. Esta es una maniobra que muchas veces hace la patronal en acuerdo con la misma burocracia sindical para correr el eje de la lucha. Pero no está todo dicho, porque los compañeros siguen adentro de planta y están dispuestos a seguir la pelea. Sin ir más lejos, la semana pasada los compañeros volvieron a realizar un paro ante un despido logrando la reincorporación, por eso el conflicto todavía sigue abierto. Desde nuestro punto de vista, si bien el cuerpo de delegados se apoya en la asamblea para enfrentar a la burocracia con eso solo no alcanza, es fundamental romper políticamente con Gutiérrez y empezar a extender el conflicto, sacarlo hacia afuera de la fábrica, buscando apoyo en otros trabajadores de la zona. 

Además queremos mencionar la importante marcha  de metalúrgicos de la ciudad de Gálvez, del centro este de Santa Fe, que hicieron un acto en la puerta de filial de la UOM de la ciudad, reclamando contra el acuerdo paritario. Allí los compañeros leyeron una carta y de la cual queremos dejar un extracto:

“…El único mal que se tiene que erradicar es el de la burocracia sindical. El único mal que se tiene que erradicar es el del que trabaja en beneficio de uno mismo, y no en beneficio de los trabajadores. El único mal que tenemos que erradicar de nuestro sindicato es aquel que pacta con la patronal, en perjuicio de los trabajadores. La lucha no va a ser fácil, por eso únanse y sean más hermanos que nunca…”

Acordamos con las palabras de los compañeros metalúrgicos de Gálvez, que hay terminar de una vez por todas con la burocracia sindical, la burocracia es el agente de la patronal en el seno del movimiento obrero. La asamblea es una condición necesaria, pero no absoluta, el problema de fondo depende de si la orientación estratégica es clasista, es decir que se oriente hacia un gobierno de los trabajadores. Para eso necesitamos pelear por agrupaciones clasistas, que luchen contra la patronal, contra la burocracia y también contra los gobiernos capitalistas.

En la actual situación de crisis tan profunda del capitalismo, la lucha no puede quedar circunscripta en la lucha sindical. Se puede conseguir un aumento que supere la inflación, pero después el gobierno capitalista (peronista/macrista/kirchnerista) produce una devaluación y lo que se consiguió con un duro esfuerzo se termina perdiendo. Por eso mientras se dan todas las peleas sindicales, no hay que perder de vista que el objetivo de fondo es la lucha de los trabajadores por el poder, y la historia ha demostrado que para eso hace falta un partido revolucionario.

Si bien se nota que hay movimiento en la base de los metalúrgicos, en general la situación es de pasividad, por eso nosotros planteamos que el primer paso es ir juntando fuerzas,  discutiendo entre los activistas las diferentes situaciones que se van presentando, organizándonos  primero de manera clandestina e ir juntando fuerza para cuando estén dadas las condiciones favorables para pasar a la acción. Pero para pasar a la acción, la lucha no puede ser de una sola fabrica aislada, por eso también es fundamental estrechar lazos con los compañeros metalúrgicos de la zona y de la región, y también con los de otros rubros, siempre  con independencia política de las patronales, sus políticos y los lacayos burócratas de los sindicatos. 

3 de enero 2021

Leave a Reply