Chile:

¿Y dónde está la CUT?

En Chile, tras los levantamientos de octubre del año pasado y la posterior convocatoria a plebiscito que voto el apruebo y la convención constitucional, transcurren procesos claramente diferenciables en las distintas y antagónicas clases sociales.

Los presos

Entre la clase trabajadora, y los pobres de las poblaciones, crece la indignación y el reclamo por la libertad de “los presos del estallido”. Desde el punto de vista de las acciones que se han realizado por su libertad, por ahora sólo abarcan a un sector de vanguardia, pero han sido múltiples las manifestaciones de apoyo entre los trabajadores organizados, y las asambleas territoriales.

La CUT declara su apoyo a la lucha por la libertad de los presos del estallido, pero en los hechos no mueve un dedo.

Salario mínimo

El salario mínimo ha sido establecido a partir de septiembre de este año en $326.500, es decir 424,45 USD (https://www.dt.gob.cl/portal/1628/w3-article-60141.html), muy por debajo de lo que las estadísticas indican que es el costo de la canasta familiar, es decir, lo que necesita una familia para cubrir sus necesidades elementales.

En la siguiente tabla, reunimos la información general sobre el costo promedio mensual para una familia de 3 personas en Chile hasta el 3er trimestre de 2019. Como referencia, se han tomado los datos de Santiago, la capital.

Este total mensual se computa a valores de septiembre de 2019, considerando una familia de solo tres personas (una pareja y un hijo) y sin contar gastos de higiene personal y limpieza, ropa, salud y educación.

La desocupación

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de Chile indicó que la tasa de desocupación durante el trimestre de junio a agosto de 2020 fue de 12,9%, traducido en un incremento de 5,3 puntos porcentuales con respecto al mismo período del año anterior. 

De acuerdo a la información recolectada en la Encuesta Nacional de Empleo (ENE), en el marco de la pandemia del coronavirus (COVID-19), los desocupados aumentaron en un 46%. 

El INE añadió que el comercio registró un 22% en pérdidas de trabajo mientras que en la construcción la caída fue del 34,9%. La agricultura y pesca tuvo un descenso del 34,3%, y el sector del alojamiento y servicio de comidas del 45,2%. 

A su vez, la tasa de ocupación informal alcanzó un 22,6%, con un descenso de 5 puntos porcentuales en un año.

La precariedad

Según última Encuesta Nacional de Empleo, 9,2 millones de personas participan en el mercado del trabajo, lo que representa más del 70% de la población mayor de 15 años.

“Una estimación a partir de la única Encuesta nacional de empleo trabajo y salud (ENETS) realizada en 2010 constató que, de todos los asalariados privados con contrato, el 50,8% presentaba niveles de precariedad nocivos para la salud”.

En Chile una proporción muy alta de los empleos son precarios.

“En cuanto a la inestabilidad del empleo, que depende en gran medida de la facilidad para contratar y despedir y que está al centro de la precariedad del empleo, vale la pena mirar dos datos: por un parte, la proporción de empleos temporales fluctúa entre el 26% y el 30% (ENE), la más alta de la OCDE; por otra, que según datos de la ENCLA 2014, la mitad de los contratos indefinidos duran apenas 3 años o menos.

Asimismo, respecto de la negociación colectiva, que refuerza la capacidad de los trabajadores de acceder a mejores condiciones, para el año 2016 la cobertura llegaba sólo al 18% de los asalariados privados, muy por debajo del 47% que promedian los países de la OCDE, según estadísticas de la OIT. (https://www.ciperchile.cl/2019/11/21/la-epidemia-del-empleo-precario-causas-y-posibles-salidas/)

Y ante todo esto, ¿¿Qué hace la CUT??

Mientras nuestros padecimientos crecen día a día, los partidos del régimen quieren que esperemos hasta que la Constituyente redacte una nueva Constitución.

While some states don’t need that this online driver education be taken as a requirement to getting a buy bulk viagra permit, it’s recommendable to take at least one driver education in order to improve one’s confidence and awareness on the various signs used on the road. 21. The reality is that Australia’s driver’s order cialis online http://robertrobb.com/2015/07/ ed programs only provide 1 to 6 hours of ‘behind-the-wheel time. The Arthritis Society of Canada has recently generic sildenafil viagra cited osteoarthritis as the most common form of arthritis, affecting 1 in 10 Canadian adults. Understanding why you are experiencing depression can help your mental health care provider direct your treatment appropriately, enabling you to enjoy renewed quality of life. * Causes of Depression The health conditions and genetic/environmental factors discussed here are all known to be associated with depression. cialis discount pharmacy

Frente a estos acuciantes problemas sociales, la CUT no hace nada.

Por la libertad de los presos, nada.

El salario mínimo a $500.000 es solo un pedido abstracto e insuficiente, que no va sustentado en ningún plan de lucha.

Pero, eso sí, ya designaron (el 3/12), precandidatos para las elecciones constituyentes sin que se sepa cuál fue el mecanismo de elección, ya que de ello los trabajadores no solo no participaron, sino que a lo sumo se enteraron cuando ya estaban designados a dedo. Los trabajadores tampoco han podido opinar y menos que menos decidir sobre esta orientación politica.

En un “Congreso Social” digitado por la burocracia de la CUT, que sólo ha sido para consumo interno, les sirvió para que confluyan los precandidatos sindicales con los de las organizaciones sociales. Y como ha declarado la presidente de la CUT, Bárbara Figueroa:

“Para viabilizar esta posibilidad de tener representantes del mundo sindical y de los trabajadores y trabajadoras, vamos a tener que hacer rondas de conversaciones con todos los actores”.  En otras palabras, Ahora van a negociar con los distintos partidos “progresistas” para la incorporación de los candidatos de la CUT y las organizaciones sociales en las listas “unitarias” alrededor del Partido Comunista y el Frente Amplio.

Y a todo esto ¿Cuál es el programa que levanta la CUT para la Convención Constitucional? La principal propuesta programática para llevar a la constituyente es “el trabajo decente” que, según ellos mismos explican, tendrá características diferentes según sea privado o estatal.

Cuando en lugar de una consigna de lucha clara y precisa se levanta un “programa” impulsado a nivel internacional por organismos imperialistas como la OIT y por varios gobiernos capitalistas, así como por la burocracia de la “Confederación Sindical Internacional”, que ningún trabajador conoce ni ha visto jamás apoyar a alguna de sus luchas, entonces es evidente que se nos quiere vender “gato por liebre”. Sobre todo, cuando se enuncia como el principal objetivo del programa de trabajo decente la recuperación de la economía mundial.

Aquí la CUT revela su verdadera cara. Es la institución de la burocracia sindical para mantener a los trabajadores sometidos bajo la explotación capitalista.

Si ni la CUT hace nada, ni los sindicatos tampoco, los trabajadores tenemos que crear nuevas organizaciones que sirvan para la lucha, como fueron los cordones industriales.

Esta elección de precandidatos de la CUT tiende a confluir con la misma línea que plantea el “Manifiesto unitario de fuerzas transformadoras” propuesto por un grupo de organizaciones sociales y gremiales, entre los que figuran la Coordinadora No+AFP y el Colegio de Profesores, ambas integrantes de la Mesa de Unidad Social, junto con los partidos Humanista, Igualdad, Comunes, Revolución Democrática y Convergencia Social.

Mundaca y Sharp quieren reformar al capitalismo

En Valparaíso, la candidatura a gobernador de Rodrigo Mundaca, dirigente de Modatima, fue entusiastamente apoyada por Jorge Sharp (alcalde de Valparaíso) y por el dirigente del PC, el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue. Así es que seguramente los candidatos a la Convención Constituyente de Modatima, confluirán en esas mismas listas comunes de la CUT las organizaciones sociales, el PC, el FA y demás partidos reformistas garantes del régimen burgués.

El Partido Comunista y el Frente Amplio otra vez al rescate del régimen

Pero son justamente todos estos sectores que firmaron o avalaron con su conducta política el Acuerdo por la paz que salvo de la caída al gobierno de Piñera y evitó que la crisis política afectara a todo el régimen. Son los salvavidas reformistas del régimen burgués.

El PC que se ubica apenas a la izquierda, hace de enlace de vagón de enganche, con los que venían con discursos más radicales ciudadanistas y se mancaron en la primera de cambio votando el pacto en la cocina. Son los que más influencia tienen en las estructuras sindicales y los movimientos, desde donde se postulan como amortiguador de las contradicciones sociales y políticas.

Por eso está claro, no sólo por la firma o no del pacto, como en el caso del PC, sino por lo que hacen en los hechos, que lo que ellos también quieren es desmovilizar al movimiento de masas que estalló en octubre y ubicarlo dentro del marco institucional. Allí serán el ala izquierda de “lo posible”. Es decir, sólo aspirarán a conseguir las reformas toleradas por el régimen, que son muy pocas y secundarias, más en un marco en el que la crisis se profundiza.

En su “Manifiesto unitario de fuerzas transformadoras”, nos aseguran que a través de la Constitución se puede crear un Estado democrático, que contenga un nuevo modelo económico transformador del modelo neoliberal actual, donde lo público y colectivo sea lo primordial y prioritario, y que garantice los derechos sociales….Y todo eso solamente votando o a lo sumo haciendo manifestaciones de presión para que se pueda cambiar el reglamento de funcionamiento y resolución de la CC.

Por otra parte, dirigentes de los partidos del centro reformista que tienen incidencia entre la clase media, PS, PPD, PR, PRO, PL y exRD anunciaron la creación de un nuevo “Polo Social Demócrata” (PSD) para participar en las elecciones del próximo proceso constituyente. Dentro de este nuevo espacio del “socialismo liberal” se encuentran dirigentes como Pablo Vidal Rojas y Natalia Castillo quienes quieren lavarles la cara a los partidos que administraron el país los últimos 30 años. O sea, son los mismos guisos recalentados que ya venimos comiendo hace 30 años.

Es decir, la trampa consiste en que nos quieren llevar de cabeza adentro de la Convención Constitucional condicionada que salió del acuerdo de paz y bajo los límites custodiados por el aparato armado de los capitalistas. Algunos como Luis Messina o Camila Vallejo sugieren que una vez reunida la CC se cambie el reglamento y se vote por mayoría. Los reformistas engañan a los trabajadores y el pueblo haciéndoles creer que con un papel metido en las urnas se puede cambiar la relación de poder establecidas por los dueños del capital, el imperialismo, y su aparato represor de defensa del orden burgués.

Nos quieren vender espejitos de colores. Ya sabemos cuánto les importaron las leyes y las constituciones a los golpistas pinochetistas del 73. Y la misma experiencia podemos recoger de muchos otros países. ¿Acaso creemos que se pueden detener los fusiles con papeletas electorales?

No compañeros:

Para cambiar de fondo las cosas hay que organizarse y luchar. Si la mayoría todavía cree que los cambios se pueden realizar por medio de las instituciones democráticas del régimen burgués, entonces hay que luchar para imponer una asamblea constituyente libre y soberana. Pero para ello, para que pueda haber elecciones verdaderamente libres, y la asamblea tenga el poder efectivo para constituir, hay que derrocar al régimen burgués, derrotando su aparato represivo, e imponer un gobierno de trabajadores. Sólo una asamblea libremente elegida y apoyada en el pueblo en armas puede representar su poder soberano al establecer una nueva constitución. Y sólo con un gobierno de trabajadores que tenga el poder material y militar, puede hacer cumplir efectivamente en la práctica, los derechos sociales reivindicados en el papel.

Leave a Reply