Mientras la dirección de la UOM permanece en silencio, sigue el ataque contra los metalúrgicos

Sobre la resignación general de la clase obrera metalúrgica a caer más en la pobreza, la dirección de la UOM cerró el acuerdo paritario de un bono mensual no remunerativo de 6000 pesos hasta fin de año. Ante esto ningún metalúrgico festeja. Es que si bien el bono alivia un poco la situación cotidiana, el agua ya nos sobrepasa el cuello, es una bocanada de aire en el intento de asomar la cabeza, pero dura poco, nos volvemos a hundir. 

Mientras tanto el gobierno al que la dirección de la UOM nos dijo que había que votar, calma “las lágrimas de cocodrilo” de los capitalistas con la teta del estado, otorgándoles “subsidios” para pagar los salarios y la quita de impuestos patronales  para cuidar su margen de ganancia. Sin embargo  a los obreros metalúrgicos nos empiezan a comer los piojos, debiendo contentarnos con una mísera suma que ni siquiera alcanza a la línea de pobreza que hoy está por encima de los $42000. Y como si fuera poco, la UOM les garantiza a los empresarios “Pymes” arreglar  una “adecuación” para pagarlo, si puedan demostrar que están en “crisis”. 

¡Pobres empresarios Pymes! la van de ser los más perjudicados, pero sus dueños tienen casas en Miami, manejan autos de alta gama….mientras a sus trabajadores los mantuvieron siempre en negro hasta en las épocas que había mucha producción. 

Con las grandes patronales pasa lo mismo, se han manejado con capricho e impunidad, siendo el caso más relevante  el del grupo Techint cuyo CEO  Paolo Rocca, está entre los empresarios más ricos del mundo, han despedido 1400 operarios de la UOCRA  a principios de la cuarentena, ni siquiera pagándole la doble indemnización. Ante eso ni Martínez de la UOCRA, ni la burocracia de la UOM movieron un dedo, siendo que se estaba pasando por encima el decreto de Fernández. Obviamente que el Gobierno no dijo absolutamente nada…y eso que decían ser un gobierno nacional y popular…

Compañero, compañera, ¿pueden darme “algo” arrastrado? Sí, como no, acá tiene a Caló y a la burocracia sindical de la UOM, “algo” arrastrado le dije, no taaaaaaannn arrastrado ¿Puede haber algo más traidor que los dirigentes de la UOM?

Luego, cuando el gobierno lanza las ATP, la multinacional utilizó el bono solo una vez, para devolverlo y rechazarlo por completo, ya que se le exigía como requisito la restricción de hacer transacciones en el extranjero, para evitar que le fuguen al exterior el dinero emitido por la banca del Estado.  Avanzaron entonces  con los métodos clásicos de ajustes en su holding Tenaris, (dedicada a la fabricación de caños para la industria petrolera), quitando premios,  cerrando o renovando contratos con las tercerizadas con peores condiciones salariales y despidiendo. A la vez que presionando con esto al gobierno para obtener el subsidio del 50% sin condiciones. 

Por esto, la dinámica del arreglo del salario no fue que la burocracia arregló primero con Techint, para sentar una base y resolver  con el resto de las patronales el tema del aumento salarial, como en general se esperaba.  Sino que basados en un discurso  de resolver algún “aumento parcial” en medio de la discusión con esta multinacional, decorado con la “comprensión de la crisis del sector”, arreglaron sacar del monedero algunos pesos para que la base y las seccionales disidentes y aspirantes a ocupar el sillón no quieran hacerle alguna movida a Caló.

La resistencia de los trabajadores en Tenaris – Villa Constitución

Si bien no hubo grandes desmadres mientras la empresa metió cientos de despidos, si se pudieron ver algunos destellos de resistencia de los trabajadores, como esas chispas que quieren hacerse fuego, pero que no pudieron por los baldazos de agua de las direcciones sindicales. 

Nos referimos a los trabajadores la planta de Villa Constitución donde los obreros sufrieron 19 despidos de los cuales 2 eran delegados, realizaron una acción que hace mucho no se veía en el país, es decir mantener a 2 gerentes retenidos. 

Está bien que solamente fueron 13 horas de retención, pero desde nuestro punto de vista expresa dos cosas: por un lado que cuando la clase obrera empieza llega a un límite, sus métodos de lucha se radicalizan y pueden presionar a la burocracia a aceptar medidas que ni se les ocurriría hacerlo en momentos “normales”. De hecho habiendo dos delegados entre los despedidos,  dejaron pasar hasta un mes, para hacer una acción, por lo que 9 operarios ya habían aceptados sus despidos antes del bloqueo. Pero por otro lado que todavía perdura cierta tradición de las luchas obreras de la década de los 70 en la conciencia de los trabajadores, principalmente en Villa Constitución donde los trabajadores protagonizaron el famoso Villazo del ´74. Ante eso, enseguida, los medios de comunicación de la burguesía mostraban preocupación. 

The man in the marriage may order sildenafil http://deeprootsmag.org/tag/ecstasy-and-me/?feedsort=rand feel responsible and do all of those great things that you have been saving for. Ed degree together with sufficient levitra from canada knowledge and relevant experience of the surgeon, cannot guarantee patient with no gallbladder from future chronic pancreatitis. This condition is known as Priapism which can cause permanent damage viagra viagra buy to the middle and inner cannel. The low price is attractive for those who are not familiar with the Click Here levitra generic cheap term “Erectile Dysfunction”.

Organizarnos de manera independiente para luego pasar a la acción

Hoy la situación de los trabajadores metalúrgicos es muy complicada ya sea por la cantidad de contagios que hay por Covid producto de que nos hacen producir cuando no somos trabajadores esenciales (encima no se entregan los EPP correspondientes), sino también por los sueldos de miseria que nos pagan. 

Sin embargo no existe dirección sindical que prepare una lucha consecuente, están todos entregados. Y eso es porque si bien hay sectores que están enfrentados a Caló, no hay uno que saque los pies de plato del apoyo al gobierno nacional, todos un poco más o un poco menos le garantizan el pacto social al gobierno y a las patronales. Hablamos tanto de la Verde como la Azul (y todas las fracciones) que están dentro de la CTA como las seccionales que están enfrentadas a Caló, ejemplo en Campana. 

Eso no quiere decir que no haya delegados de base que, si bien formalmente respondan a la burocracia, pero presionados por la situación económica y por la ola de contagios, puedan empujar alguna lucha, pero en ese caso va a depender de la presión que se haga desde la base.  

Por eso la única que queda es organizarnos por abajo, primero de manera clandestina, y una vez que se tenga la fuerza suficiente pasar a la acción. Pero para eso hace falta juntar bastante fuerza y los activistas deben medir bien la relación de fuerzas, entre ellos y el conjunto de los compañeros. 

Si trabajamos en pequeños talleres, lo que tenemos que hacer es contactarnos con otros talleres y organizar una pelea de conjunto, porque al ser tan pocos es muy difícil a veces encarar algún reclamo, pero si lo hacemos de una manera más o menos coordinada, podemos estar en mejores condiciones para pasar a la acción. 

En las fábricas más grandes hay que organizarse también de manera clandestina y no pasar a la acción de manera prematura. Esperar bien que la situación esté más o menos madura en el conjunto de la base. Y, mientras tanto, hasta que juntamos la fuerza suficiente para emprender una lucha, tenemos que juntarnos los activistas, charlar de política, tratando de establecer diálogos con los compañeros más piolas de otras metalúrgicas. 

Pero por sobre todo lo que se necesita es una orientación política independiente de cualquier gobierno o partido patronal, lo mismo que de todas las fracciones de la  burocracia sindical. 

Solo tejiendo esta unidad podremos prepararnos ante la agudización de esta crisis capitalista, la más grande desde los años 30, que prepara más miserias y guerras.

(Imagen extraída de la web Barricada TV)

Leave a Reply