Dos luchas, la misma clase obrera

Frigorífico Arrebeef

Una importante lucha que lleva más de tres semanas, desde el 27/2, transcurre en el pueblo de Pérez Millán de alrededor de 5000 habitantes cercano a la ciudad de Ramallo. En donde el dueño del frigorífico ArreBeef, tercero en importancia a nivel nacional, con alrededor de 1000 trabajadores anunció en medio de una asamblea que decidía cerrar. El patrón aduce que “da risa porque estoy entre los tres frigoríficos que puntualmente pagan los días cinco y veinte de cada mes”. Pero lo que no dice es que paga una suma miserable, de hambre, inferior a los $20000 pesos por quincena.

 Lo que da risa es que quiere hacer creer que el negocio es inviable simulando un lock out patronal, para desgastar a los trabajadores en huelga, los cuales tienen el apoyo de sus familias y del pueblo, demostrado con marchas realmente multitudinarias. Lo único que hace la patronal es demostrar las millonarias ganancias que hizo el frigorifico en 100 años de explotación y que le dan espalda para tener un margen para la lucha contras los trabajadores, espalda que los trabajadores también demuestran que tienen.

Esta patronal exporta más del 70% de su producción y sus ganancias son tales que en 2020 registró exportaciones de U$S 218 millones, pero ahora, de repente ¡se cierra! ¿Por qué? Bueno, según el patrón Hugo Borell, porque sus trabajadores están de huelga.

Los trabajadores no sólo reclaman por un aumento salarial, en donde las sumas quincenales que cobran son insuficientes para vivir, exigen también mejores condiciones de trabajo y la renuncia del secretario seccional de la Federación del Sindicato de la Carne Luis Pérez, cómplice de los acuerdos negociados con Borrell en detrimento de los trabajadores.

Incluso hay que agregar que este burócrata que negocia y se enriquece a costa de los obreros es protegido por la policía local y la infantería provincial de Berni y Kicillof que reprimieron a los trabajadores y a sus familias en la madrugada del 16, cuando concentraban en el sindicato. 

 Sin embargo, la represión no derrotó a los huelguistas, y el mismo día se movilizaron con sus familiares y buena parte del pueblo.  Hasta el día de hoy el frigorífico sigue tomado por una parte de los trabajadores, que desacataron la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo.

Ternium-Siderar 

Desde febrero viene dándose otra lucha importante de los metalúrgicos de Terninun-Siderar, de Canning, una de las tantas fábricas del grupo Techint, del multimillonario Paolo Rocca. 

Los obreros comenzaron una huelga el 16 de febrero sostenida con acampe en la fábrica exigiendo el encuadramiento correspondiente del pago de los sueldos en la rama salarial 17, el blanqueo del último aumento salarial y que esté contemplado en el básico. El contraataque de la patronal fue despedir a 35 huelguistas durante los primeros 16 días de huelga, hasta que los obreros acataron la conciliación obligatoria dictada por el ministerio de trabajo, en el momento en que las patronales y el gobierno sacaban cuenta de que la huelga estaba por afectar los insumos para la industria de la linea blanca, y presionaron los obreros con la amenzaba con el desalojo. A esto se le sumó el falso chamullo de la seccional de la UOM Avellaneda de que no acompañaban a fondo la lucha porque los obreros habían descatado la primer concilizacion obligatoria.

This drug also gets return back if continue reading for info levitra 60 mg it not gets delivered at the address on time. It not only helps in super active tadalafil enlargement of the penis but towards the genitals. What kind of scams can you encounter from these levitra prices male enhancers? Get an increase of more than 2 inches in penis size – In reality, you can really achieve an increase in penis size with the tumor. Non-drug treatments for ED discount cialis canada include penis pumps, penile implants and blood vessel operation.

Es decir, tanto como en Arrebef, como en Ternium, el gobierno y la burocracia sindical actuaron como lo que son, un comité político a disposición de las patronales. Y tal es el respaldo político que tiene la patronal de Techint del gobierno, que hasta el día de hoy no cedió a ningún reclamo, sino que la produccion sigue activa mientras mantienen el ataque con suspensiones y retiros voluntarios. La conciliación obligatoria se termina el miércoles 24.

Por una organización clasista

Sin duda los obreros no podemos esperar nada de los empresarios chupasangres como Paolo Rocca o Borrell, la clase capitalista solo subsiste explotando a los trabajadores. No hay nada oculto, la flexibilización, los acuerdos paritarios a la baja, las suspensiones y los despidos son los métodos que utilizan para aumentar y mantener la extracción de plusvalía de la clase trabajadora, de esa manera mantienen e incrementan sus ganancias. No es algo directo, para eso se apoyan en sus organismos, las instituciones del Estado como el Ministerio de Trabajo. Son estas instituciones las que le garantizan la explotación. Y también tienen a sus agentes dentro del movimiento obrero, a los burócratas parasitarios que negocian a costa del sudor de los trabajadores. ¿Y quién los protege? Así como al burócrata de la carne, lo protegen las fuerzas represivas del Estado capitalista la policía, la gendarmería, etc. 

Algo similar pasó en el frigorífico Penta, la policía bonaerense de Berni y Kicillof reprimió a los trabajadores después que todos se quedaran sin trabajo. El frigorífico encabezado por el peronista Ricardo Bruzzese que también tenía acuerdos con el gobierno a través del plan de “carne para todos” despidió a 240 trabajadores. Ricardo Bruzzese sigue siendo el director del holding y el frigorífico de Quilmes quedó cerrado.

Por eso no hay alternativa, los trabajadores deben empezar a creer en su propia fuerza, empezar a desarrollar la musculatura para pelear por las reivindicaciones históricas de la clase trabajadora.

Partiremos de agrupaciones clasistas que pelen por las direcciones de los sindicatos, que cumplan con el mandato dictado en las asambleas de fábricas y lleven adelante la línea por los intereses de la clase.

Los trabajadores debemos empezar a estrechar vínculos con otros trabajadores, aunque sean de otro sindicato o convenio, hay que superar las divisiones sindicalistas que solo nos debilitan y permiten que las patronales impongan las necesidades de uno, dos o tres capitalistas sobre las de miles de familias obreras. 

Empecemos a pensar la necesidad de construir nuestro propio partido, para direccionar la fuerza de la clase trabajadora en dirección de conquistar un Gobierno de Trabajadores que expropie a los capitalistas y planifique la economía en base a las necesidades de la clase trabajadora y el pueblo pobre.

Metalúrgicos de La Causa Obrera, 23/3/21

Leave a Reply