Partido de la Causa Obrera
LCO LCO
Asamblea Constituyente: La nueva estafa de la izquierda
aceiteros

La corrida cambiaria -fuga de capitales mediante- llevó el dólar a 42 pesos en pocos días, acumulando una devaluación de cerca del 100% en el año. La breve alocución matinal de Macri anunciando un acuerdo con el FMI que no existía y la rauda escalada del dólar sobre la grave crisis económica del país, generó una gran inestabilidad política y una mayor inquietud y agitación entre las bases obreras y populares fogoneada por la incesante suba de los precios. Estado de ánimo popular típico de aquellas situaciones que preanuncian duras luchas de masas..

Las “grietas” en el imperialismo yanqui y la guerra
aceiteros

  La creencia de que en los países imperialistas hay una unidad monolítica de la burguesía es un mito. Nosotros, renunciamos hace tiempo a la caricatura de análisis que nos presentaba un frente unido contrarrevolucionario vs un movimiento de masas revolucionario que luchaba sin direcciones o contra sus direcciones, heredado del morenismo. Sin embargo, ahora desde la asunción de Donald Trump a la presidencia de los EE.UU, desde el Brexit, y la puja en el continente europeo entre los europeístas y los aislacionistas, los enfrentamientos entre las fracciones políticas en las que la crisis del capitalismo mundial las ha sumergido, se hacen mucho más visibles...

EDITORIAL LCO N° 39
aceiteros
El FMI y Macri redoblan el ajuste y la represión
 
El peronismo le cuida la espalda de la gobernabilidad
 
Los trabajadores necesitamos la independencia política para luchar por nuestro propio gobierno
 

El nuevo acuerdo con el FMI, con bailecito de Macri en Nueva York incluido, y el paro general del martes 25 de septiembre, convocado por la casi totalidad de los sindicatos centralizados en la CGT y la CTA; dos acontecimientos casi simultáneos, deben ser analizados por los trabajadores para entender porque vivimos cada día peor.

Paremos activamente este 25 de septiembre Causa Obrera·Viernes, 21 de septiembre de 2018
aceiteros

Los despidos y suspensiones se cuentan por decenas de miles. El poder adquisitivo del sueldo, planes sociales y jubilaciones se reduce todos los días frente a la inflación creciente, y se derrumba abruptamente ante cada escalada del dólar. El hambre se extiende como plaga en los barrios populares. Y lo peor de todo es que, de ninguna manera, el sacrificio compulsivo del pueblo trabajador siembre un supuesto futuro mejor, como promete el gobierno de Macri, cada vez con menos convicción. Lo que estamos viviendo, o sufriendo, el trabajador es, ni más ni menos, que los costos de la crisis económica mundial y nacional, descargados sobre nuestras espaldas por los capitalistas y su régimen político de explotación, es decir, su Estado patronal...